Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Macrooperación de la Agencia Tributaria contra distribuidores chinos

Más de 300 funcionarios del fisco registran 60 naves industriales de productos asiáticos en polígonos industriales repartidos por 11 comunidades autónomas

La Agencia Tributaria desplegó este jueves una gran operación, bautizada como Dragón, contra la economía sumergida del sector de la distribución y comercialización de productos procedentes de China en España. Más de 370 funcionarios de Hacienda registraron desde la madrugada de este jueves 61 naves industriales situadas en polígonos repartidos por todo el territorio nacional.

Vista de establecimientos en Cobo Calleja.
Vista de establecimientos en Cobo Calleja. EFE

Los funcionarios de la Agencia Tributaria entraron en naves industriales de empresarios chinos en el polígono industrial de Cobo Calleja (Fuenlabrada), conocido como el gran supermercado chino de España. También han registrado otras naves en El Carrús (Elche) y en el polígono de Badalona Sud (Barcelona), entre otros. En total, ha intervenido en centros industriales de 11 comunidades autónomas, donde se distribuyen más del 50% de todas las mercancías que entran en España procedentes de China.

Los inspectores buscaban la documentación y registros contables y otros archivos informáticos que aportasen evidencia de fraude fiscal. A raíz de la operación, Hacienda ha abierto inspección a 66 sociedades mercantiles y a seis empresarios, pero al tratarse de actuaciones de carácter administrativo no se ha detenido a nadie.

La Agencia cree que estos empresarios podrían haber incurrido en delito fiscal, blanqueo de capitales. Consideran que han declarado menor valor de sus artículos en la aduana para pagar menos aranceles y defraudar el IVA. Además del posterior fraude por las ventas en negro.

Acumulación de indicios

La operación Dragón se ha desatado tras seis meses de investigación y la acumulación de indicios recabados en otras investigaciones realizadas en los últimos años. Las empresas implicadas en la trama declaraban un margen de explotación (beneficios sobre cifra de negocios) de apenas el 1,7% de media, 20 veces menos que el resto del sector.

Hacienda tiene pruebas del fuerte peso de la economía sumergida en este sector controlado por empresarios chinos, donde abundan “esquemas de actividad B que se utilizan en el sector de la importación, distribución y venta de productos asiáticos”.

La Agencia explica que “muchas de las empresas realizaban operaciones millonarias y ampliaban su negocio mientras declaraban pérdidas de manera sistemática”. En investigaciones previas, Hacienda detectó que casi el 70% de todas las ventas y compras del sector se hacían en negro.

Los funcionarios detectaron un intenso movimiento de efectivo en el sector durante las actuaciones previas. Este dinero era ingresado en cuentas bancarias, que los investigadores denominan como pateras, puesto que sirven para que los empresarios del sector, sin relación entre ellos, envíen grandes remesas de efectivo, tanto a sus proveedores en China como a cuentas de otros empresarios del gigante asiático.

Fuentes de la Agencia Tributaria explican que en algunos de los polígonos se ha detectado que numerosos empresarios minoristas y distribuidores acuden a cargar mercancía con sus coches particulares o furgonetas y pagan en efectivo una parte significativa de la operación eludiendo así una actividad comercial ordinaria.

Otras operaciones contra la importación desde Asia

La operación se desarrolla después de que la Agencia desmantelara hace tan solo seis meses una trama de fraude en la importación de mercancías desde Asia y Pakistán. La operación Impala, desarrollada en diciembre del año pasado, destapó una trama de fraude que infravaloraban en aduana los productos importados desde estos dos países para declarar menos impuestos (derechos arancelarios e IVA).

En los últimos años, la Agencia Tributaria ha lanzado varias operaciones contra distribuidores chinos en España. La más relevante, la operación Juguetes, se produjo a finales de 2014 cuando los agentes del fisco desmantelaron una organización internacional dedicada a la importación y comercialización de mercancías procedentes de China. Hacienda destapó un fraude de más de 100 millones de euros a través de 15.000 operaciones de importación de millones de artículos en los últimos años.

A esta trama criminal se le imputaron múltiples delitos contra la Hacienda, pública, contrabando, blanqueo de capitales, pertenencia a organización criminal, falsedad en documentos oficiales y otros delitos contra la propiedad intelectual

Más información