_
_
_
_

S&P ve riesgos en los activos tóxicos de la banca española

La agencia de calificación prevé una recuperación del empleo menor que la anunciada por el Gobierno

A. Maqueda
La responsable de ratings soberanos de Standard & Poor's, Myriam Fernández de Heredia.
La responsable de ratings soberanos de Standard & Poor's, Myriam Fernández de Heredia.S&P

Standard & Poor's considera que la banca española todavía se encuentra en una zona de riesgo debido al alto endeudamiento, la dependencia de financiación del exterior y la acumulación de activos improductivos, es decir, activos inmobiliarios y dudosos heredados de la crisis y popularmente conocidos como tóxicos.

Estos superan el 15% de sus créditos concedidos, lo que hace que las entidades españolas tengan el dudoso honor de encabezar junto a Irlanda, Italia y Portugal el ranking de los bancos europeos que más activos tóxicos soportan, si bien son los únicos que logran reducir esta ratio gracias al robusto crecimiento de la economía.

Mientras que el Gobierno prevé que el paro baje al entorno del 13% en 2019, la agencia de calificación discrepa del optimismo gubernamental y cree que la tasa se situará más bien cerca del 16% por esas fechas. Es decir, vaticina que la creación de empleo se ralentizará un poco.

Además, la firma ve margen para mejorar la reforma laboral estableciendo un contrato único que reduzca la excesiva temporalidad. "La dualidad entre temporales e indefinidos sigue siendo un problema que impide conseguir ganancias en productividad y afecta negativamente a las condiciones laborales", aseguró este jueves el director de soberanos de S&P Marko Mrsnik durante una rueda de prensa.

No obstante, la entidad advierte del peligro de que se suprima la flexibilidad que introdujo la reforma laboral en la negociación colectiva. “Si se revierte, afectaría al crecimiento y, a medio y largo plazo, al rating”, explicó Myriam Fernández de Heredia, directora gerente de soberanos de S&P.

La firma no ve riesgos de que Cataluña se independice. Y destaca la necesidad de una reforma de la financiación autonómica. Máxime cuando las regiones presentan unas divergencias de ratings que no se dan en otros países, desde la nota A de Navarra y País Vasco al grado de inversión especulativa de Cataluña.

En su opinión, el Gobierno conseguirá bajar el déficit público hasta cerca del 3,1% del PIB fijado para este año. Y prevé que la deuda de las Administraciones se estabilice pero no baje, en parte por el envejecimiento de la población.

Standard & Poor's concede mucha importancia a la evolución de la balanza por cuenta corriente con el exterior. Si ese saldo ahora positivo se deteriora, la agencia podría valorar una bajada de la calificación crediticia. Por el contrario, sostiene que evaluaría una posible subida del rating siempre que se reduzca el déficit público sustancialmente o si el crecimiento se produce por encima de sus previsiones sin llevar la balanza con el extranjero a terreno negativo. 

Sobre la firma

A. Maqueda
Periodista de la sección de Economía. Graduado en Periodismo en la Universidad de Navarra y máster por la Universidad de Cardiff, ha trabajado en medios como Cádiz Información, New Statesman, The Independent, elEconomista y Vozpópuli.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_