Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nicolás Dujovne: “Argentina entra en una fase de crecimiento”

El nuevo ministro de Hacienda anuncia que el PIB deja de caer en el cuarto trimestre

Nicolás Dujovne
El ministro de Hacienda argentino, Nicolás Dujovne (izquierda) junto al jefe de Ministros, Marcos Peña, y el titular de Finanzas, Luis Caputo. AFP

La recesión Argentina ha terminado. Al menos eso ha dicho Nicolás Dujovne, el hombre elegido por el presidente Mauricio Macri para reemplazar, a partir del lunes, al saliente ministro de Hacienda, Alfonso Prat –Gay. Dujovne tuvo este viernes su primera rueda de prensa, una presentación en sociedad que estuvo a cargo del jefe de ministros, Marcos Peña. “La economía se contrajo sólo el 0,2% en el tercer trimestre con respecto al anterior y este cuarto tendrá crecimiento”, dijo Dujovne desde la Casa Rosada. El nuevo ministro tendrá la misión de achicar el gasto sin resignar dinero para obras públicas, uno de los motores de la reactivación. “Esperamos reducir el déficit de 4,2% previsto para 2017 sin bajar las partidas del gasto", aseguró. El optimismo reside en el éxito de la amnistía fiscal lanzada en mayo pasado y que a diciembre sumó 90.000 millones de dólares, equivalentes al 20% del PIB. "Si tenemos exceso de recursos, me gustaría principalmente disminuir ese déficit pautado", insistió el ministro.

El Gobierno cierra su primer año cargado de optimismo. Dujovne ha dicho que los primeros 12 meses fueron de trabajo sucio: pago a los fondos buitre, apertura del cepo cambiario, subidas de tarifas de los servicios (subsidiadas durante el kirchnerismo) y control de la inflación. El resultado fue una caída de la actividad que redundará en una bajada del PIB de alrededor de 2,8%, según las estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) dadas en octubre pasado.

El mensaje desde la Casa Rosada es que lo peor ya pasó y que los frutos del cambio de ciclo se sentirán a partir de enero. Sobre todo porque la inflación se desaceleró en el segundo semestre, cuando los índices mensuales se estabilizaron alrededor del 1,5%. “De seguir esa tendencia estamos en el 19,6% para 2017, muy cerca de la meta de 17% que puso el Banco Central”, dijo el ministro de Hacienda.

Cumplir con las expectativas económicas será clave para enfrentar un año en que los argentinos renovarán parte del Congreso. El macrismo entiende que si las buenas noticias no se sienten en el bolsillo de poco servirán que mejoren las estadísticas. Pero confía en que la economía no será el único factor que decidirá el voto. "Si no estuviésemos honrando el cambio político que votó la gente en 2015, Macri no tendría el 60% de aprobación. Además la gente sabe que no se puede hacer magia y que para resolver los problemas necesitamos un esfuerzo. Tenemos además una oposición dividida, con un peronismo al que aún le cuesta encontrar un liderazgo unificado”, dijo en un encuentro con la prensa internacional Mario Quintana, coordinador del gabinete de Macri.