Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El peso mexicano sufre la devastadora ola del Brexit

La divisa se desploma ante el dólar debido a la incertidumbre internacional y su alta exposición. El Banco de México estudia subir los tipos de interés

Primero es el terremoto, luego viene el oleaje. Cinco días después del Brexit, el peso mexicano sigue sufriendo su impacto. La salida del Reino Unido de la Unión Europea ha desestabilizado la moneda mexicana y la ha sumido en una de las peores semanas de su historia reciente. Aunque hoy amainó un poco la tormenta, el lunes la divisa superó la barrera psicológica de las 19 unidades el dólar y enfrentó al país a la posibilidad de una inminente subida de tipos de interés.

Detalle de vitrina de banco donde la cotización del dólar ha alcanzado los $19.40 pesos mexicanos.
Detalle de vitrina de banco donde la cotización del dólar ha alcanzado los $19.40 pesos mexicanos. EFE

Las alertas se han activado. El propio presidente Enrique Peña Nieto, de visita de Estado por Canadá, intervino para infundir tranquilidad, pero admitió la gravedad del momento. “México ha tomado medidas preventivas y las consecuencias serán moderadas. Sin embargo, el efecto global [del Brexit] genera enormes incertidumbres y esta volatilidad afecta las aguas en las que se mueve el barco. Por ello, lo más importante es evitar escenarios de desajuste económico", afirmó Peña Nieto.

La depreciación ocupa el centro del escenario. Desde el viernes pasado la divisa mexicana ha caído más de un 4% y su altísima exposición hace prever una ola de mayor altura. Con un intercambio diario de 135.000 millones de pesos, es la moneda más líquida de los países emergentes, y por tanto, la más sensible a los golpes de pánico. En un horizonte de inestabilidad internacional, los inversores se han lanzado a la búsqueda de valores refugio. El dólar y el yen japonés han sido, de momento, los principales beneficiados.

“El peso está débil y seguirá así el resto del año. Hay razones internas vinculadas al déficit fiscal, y también externas, como el Brexit, Donald Trump y la propia liquidez de la moneda, que es de las más usadas para cubrir posiciones en los mercados internacionales”, señaló el economista Samuel García, fundador de Arena Pública.

“Viene de lejos la debilidad del peso. De la caída del petróleo y los vaivenes de la política monetaria de Estados Unidos. Ahora se ha sumado el Brexit. No es que haya un canal de comunicación importante entre la economía mexicana y la británica, pero la incertidumbre afecta mucho a una moneda como el peso, usada internacionalmente para controlar la exposición al riesgo”, explica el profesor del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) Raúl Feliz.

Ante el temporal, el Gobierno de Enrique Peña Nieto ya ha mostrado su disposición a actuar. El mismo viernes, al poco de conocer el resultado del referéndum en el Reino Unido, anunció un segundo recorte de 1.700 millones dólares. Fue una demostración de disciplina financiera, pero que dejó en los silos las armas mayores. El Banco de México puede reactivar las subastas de dólares a bajo precio o subir los tipos de interés, ahora situados en el 3,75%. La última vez que se pusieron en marcha estos amortiguadores fue en febrero pasado bajo un vendaval similar. La medida, si no hay sorpresas, se discutirá este jueves, en la junta del banco central.

“Es difícil de pronosticar qué hará la autoridad monetaria; pero no está claro que suban las tasas. No es un remedio definitivo, como se vio en febrero, ni parece que la Reserva Federal lo vaya a hacer. Y tampoco la salida de capitales ha sido excesiva: 220.000 millones de pesos en lo que va de año en bonos de gobierno, una cifra grande pero no determinante”, indicó García.

“Yo creo que sí aumentarán los tipos de interés”, señala el profesor del CIDE Raúl Feliz”, eso contribuirá a la estabilidad de la moneda y hará más cara la especulación, pero no es una varita mágica. Cuando una moneda flota, siempre es posible la depreciación, porque sus fundamentos se mueven constantemente. Y atención, si tuvimos Brexit, cómo será si hay Trump”.

Más información