Los expertos alertan de que el Brexit restará fuerza al crecimiento de España

Funcas advierte sobre la gran vinculación de la economía española y la británica

El portazo que el 52% del pueblo británico ha propinado a la Unión Europea afectará negativamente a la economía española, según han concluido varios de los expertos que han participado este lunes en el seminario Desafíos de la economía española organizado por Funcas (Fundación de Cajas de Ahorro) y celebrado en la Universidad Menéndez Pelayo (UIMP) en Santander. Carlos Ocaña, director general de la fundación de análisis económico, ha precisado que es indudable que el Brexit tendrá un impacto negativo en la economía española pero "no pasará de unas décimas", lo que permitirá a España, a su juicio, mantener un ritmo de crecimiento superior a la media europea. Preguntado sobre consecuencias más a largo plazo, el ex secretario de Estado considera que podría "acabar siendo una oportunidad para reforzar Europa".

Raymond Torres, director de coyuntura económica del think tank de las cajas de ahorro, ha apuntado que la salida del Reino Unido afectará a la economía real. Ha recordado que los turistas ingleses se dejan del orden de 13.000 millones de euros durante sus vacaciones en España al año. Además, ha valorado el efecto que tendrán los pensionistas británicos que residen en España, mayoritariamente en el Levante, porque además de la depreciación de la libra, que les resta poder adquisitivo, se les reducirá la rentabilidad de los planes privados de inversión por las turbulencias financieras causadas por las consecuencias del referéndum.

"Las ondas malas del Brexit pueden continuar durante un tiempo", ha explicado Santiago Carbó, director de estudios financieros de Funcas. "Esperemos un acuerdo, que siendo duro con Reino Unido lo dejé en un estatus parecido al de Noruega", ha añadido.

Carbó ha observado algunas similitudes de estos momentos de inestabilidad financiera con los del estallido de la crisis financiera. "En estos momentos no sabemos el precio de muchos activos. En cierto modo esto nos cuerda a Lehman Brothers, cuando no se prestaban entre los bancos porque desconocían el verdadero valor de los activos, porque se depreciaban".

El catedrático de la Universidad de Granada ha subrayado que "España tiene una exposición enorme al Reino Unido, no solo por British Airways e Iberia, que son los mismo, ni porque el Santander y el Sabadell estén allí, si no por la cantidad de flujos que hay entre ambos países".

Raymond Torres, que se ha incorporado recientemente a Funcas, ha remarcado la importancia de las exportaciones españolas en Reino Unido. Considera que lo ideal sería una salida ordenada y rápida de la UE para evitar el contagio a otros países y se extienda la idea de querer salir de la Unión. En este punto ha divisado una oportunidad para fortalecer el proyecto europeo con los países que decidan quedarse. Ha advertido sobre el papel de los países más importantes de la Unión en la negociación para la salida de los británicos. Ha insistido en que si se hace de forma demasiado brusca podría afectar a la inversión. "Van a buscar un sistema ordenado y rápido", ha insistido durante su intervención en el seminario.

El director de análisis financiero de Funcas ha respondido a la pregunta sobre si alcanzar con Reino Unido un acuerdo similar al de Noruega supondría "una Unión Europea a la carta" porque otros países podrían pedir condiciones a medida.

"Son los países y las sociedades los que quieren todo a la carta porque no quieren asumir ningún coste". En este punto ha recordado que Italia tiene un problema con sus bancos o que hay más países con otros problemas institucionales. Su conclusión es que para dar ejemplo no sería ideal un acuerdo como Noruega pero siendo pragmático si no se llega a un acuerdo de ese estilo "los daños económicos pueden ser muy gruesos".

Carbó, por su parte, considera en Europa existe cierta preocupación porque se vaya a desmontar la City, el principal centro financiero de Europa. Pero Carbó no cree que eso suceda. Opina que si podría debilitarse y que se vaya una parte a Fráncfort o a París, pero la City se adaptará a la nueva situación.

Preguntado sobre cómo se podría negociar la salida del Reino Unido, Raymond Torres ha explicado que un acuerdo especial como el que tiene Noruega o Suiza parece difícil porque conlleva libertad de movimientos de personas y mercancías, uno de los puntos más cuestionados durante los debates del referéndum británico.

Tanto Torres como José Félix Sanz, director de estudios tributarios de Funcas, han resaltado el problema jurídico que supone la decisión que ha votado el pueblo británico frente al Parlamento que se resiste a pedir la salida. Sanz ha insistido en que si la UE no se pone firme con Reino Unido podría producirse una cascada de países que permitan referéndum como el británico por el auge de los populismos.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

J. S. G.

Redactor jefe de Economía y Negocios en EL PAÍS. Estudió Económicas y trabajó cinco años como auditor. Ha cubierto la crisis financiera, contado las consecuencias del pinchazo de la burbuja inmobiliaria, el rescate a España y las reformas de las políticas públicas de la última década. Ha cursado el programa de desarrollo directivo (PDD) del IESE.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS