Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Si compraste un coche y te dieron el PIVE tienes que ponerlo en la declaración

Las ayudas para la adquisición de vehículo deben comunicarse en la declaración de la renta como ganancia patrimonial

Renta 2015 Plan PIVE
Un concesionario de vehículos de Valladolid. EFE

Los contribuyentes que compraron un coche durante el año pasado y se beneficiaron de la ayuda del Plan PIVE 8 tendrán que declararla al hacer la declaración de la renta. Esta ayuda tiene la consideración de una subvención lo que obliga a tributar por los 750 euros de ayuda estatal en el IRPF. Los otros 750 euros de ayuda que concede la marca se considera considera un descuento comercial y no habrá que tributar por esa parte. En la octava edición del Plan PIVE, que se prolongó desde el 16 de mayo del año pasado hasta el 31 de diciembre, el Gobierno redujo la ayuda de 2.000 euros a 1.500, la mitad de esta cantidad corre a cuenta del Estado y la otra mitad a cargo del concesionario o el fabricante.

En el nuevo sistema RENTA WEB que la Agencia Tributaria ha puesto en marcha este año para la renta 2015, Hacienda incorpora una pestaña para añadir "Datos trasladables". En este apartado el contribuyente deberá introducir alguna deducción autonómica—la de gastos de colegio o educación en Madrid— y otras subvenciones regionales —por vivienda, por ejemplo— pero también tendrá que añadir la cuantía percibida por el Plan PIVE de sustitución de vehículos si procede.

La obligación de tributar por las ayudas del PIVE no es una novedad de este año. Los contribuyentes ya estaban obligados a tributar por esa ayuda para la sustitución de vehículos viejos porque es considerada como "una ganancia patrimonial no procedente de una transmisión patrimonial" en anteriores campañas. La Agencia Tributaria está abriendo comprobaciones a contribuyentes que en anteriores campañas de la Renta no declararon esta ayuda.

La organización de Técnicos de Hacienda (Gestha) calculan que el impacto fiscal medio por la ayuda pública de los 750 euros del Plan PIVE sería de 232,50 euros para un contribuyente medio con una renta de entre 20.200 y 34.000 euros brutos anuales. El coste fiscal para un contribuyente que gane más de 60.000 euros sería de 352,50 euros.

La tributación en la renta 2015 varía en el caso de que el beneficiario de la ayuda forme parte de una familia numerosa, dado que obtendrá una ayuda estatal del doble de cuantía, 1.500 euros, por lo que la cantidad a pagar a Hacienda también es sensiblemente mayor, aunque se mantiene el mismo porcentaje en la escala de gravamen.

En este caso de ayudas de 1.500 euros, Gestha calcula que los impuestos a pagar por la ayuda serán de 375 euros para quienes tengan una base liquidable general de 12.450 a 20.200 euros y de 705 euros para quienes la tengan superior a los 60.000 euros.

Más información