Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mayoría de las comunidades acepta el nuevo tope de déficit público

La Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha, las más beligerantes con la nueva senda presupuestaria que les exige ajustar sus cuentas

La mayoría de las comunidades acepta el nuevo tope de déficit público

La mayoría de las comunidades autónomas aceptará hoy en el Consejo de Política Fiscal (CPFF) los nuevos objetivos de déficit que plantea el Ministerio de Hacienda. El Gobierno ofrece a los responsables autonómicos elevar el margen presupuestario del 0,3% del PIB previsto inicialmente al 0,7% en 2016, lo que flexibilizará el ajuste que tienen por delante. Hacienda ha enviado cartas a una docena de comunidades para que contengan el gasto público. Espera que solo congelando el gasto podrán cumplir con los nuevos topes porque sus ingresos serán mayores.

Los territorios que presentarán más oposición serán la Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha. El presidente valenciano, Ximo Puig, ha reclamado en repetidas ocasiones las dificultades financieras derivadas de la insuficiente financiación. Existe cierto consenso entre los expertos en que la Comunidad Valenciana es una de las peores tratadas por el actual sistema de financiación. Su posición en el conclave de consejeros regionales de Finanzas con los responsables de Hacienda será dura porque reclaman más margen presupuestario.

Encuentros bilaterales

En los últimos días Hacienda ha celebrado encuentros bilaterales con los responsables de finanzas autonómicos a través de videoconferencias. Trata de consensuar con la mayoría de los territorios los nuevos límites presupuestarios hasta 2019.

Galicia, Canarias, País Vasco, Aragón, Andalucía, Castilla y León, Baleares, Asturias y La Rioja ven factible limitar sus números rojos a una cantidad equivalente al 0,7% del PIB realizando pocos ajustes o cumpliendo escrupulosamente sus presupuestos, que fueron aprobados con el anterior objetivo, más exigente del 0,3% del PIB. Esperan que el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) transcurra sin grandes sobresaltos a diferencia de la reunión celebrada hace 15 días cuando las comunidades plantaron cara a Montoro por los ajustes que exigía.

La cita de hoy servirá para calmar los ánimos después de que Hacienda enviara a principio de mes cartas a 14 comunidades para que aprobaran un acuerdo de no disponibilidad de gasto para poder cumplir con los requisitos presupuestarios pactados con Bruselas. Las comunidades registraron un déficit del 1,66% el año pasado y debían reducirlo al 0,3%, lo que implicaba un ajuste muy exigente. Pero el Gobierno en funciones decidió suavizar los límites presupuestarios —que aún debe negociar con Bruselas— lo que le ha permitido distribuir parte del margen entre las comunidades. De esta forma, la senda para reducir los números rojos de las administraciones regionales se suaviza y muchas de las cartas enviadas a final de mes quedarán en papel mojado. Esta decisión permitirá a las autonomías con menos disciplina presupuestaria escapar del castigo de Hacienda.

Más información