Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mario Conde y su abogado van a prisión por blanqueo y delitos fiscales

El juez Santiago Pedraz concluye que Alejandra, la hija del exbanquero, coordina la "organización criminal" encabezada por su padre

Mario Conde camino de la Audiencia Nacional. Atlas/Europa Press

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ordenó este miércoles el ingreso en prisión del exbanquero Mario Conde por sus maniobras para traer a España 13 millones de euros fruto de sus delitos, que tenía ocultos en cinco países. Junto a él, camino de la cárcel de Soto del Real iba su abogado, Francisco Javier de la Vega, arquitecto del entramado societario usado para la defraudación.

Pedraz detalla en su resolución, de 22 páginas, la estructura de la "organización criminal" encabezada por Conde. "En primer lugar" se sitúa su hija Alejandra, que supuestamente coordinaba con su padre la operativa de blanqueo y fraude fiscal, y a quien Pedraz ha impuesto el arresto domiciliario. Su hijo Mario (que queda en libertad, pero debe comparecer todos los lunes y a quien se retira el pasaporte) también fue utilizado para "instrumentar la trama defraudatoria". Ambos hermanos eran titulares al 50% de una sociedad, Black Royal, que recibió fondos ilícitos de otras cuatro mercantiles.

El abogado De la Vega, quien también ingresó este miércoles en prisión, es considerado una "pieza fundamental en todo el entramado". Este letrado "participa directa o indirectamente" en los negocios de la familia Conde y a su vez "ejerce de representante de las empresas extranjeras que inyectan capitales a las mercantiles vinculadas" al clan del exbanquero.

El organigrama se completa con el abogado Francisco de Asís Cuesta Moreno (en libertad con comparecencias semanales), un testaferro que figuraba en una de las sociedades y también en Los Carrizos de Castilblanco y Las Salcedas, fincas de Conde en Sevilla, de las que son accionistas los hijos del exbanquero. El yerno de Conde, Fernando Guasch, que también administraba sociedades, declara este jueves.

Conde, de 67 años y símbolo de la cultura del pelotazo de los años ochenta y noventa, fue detenido este lunes por la Guardia Civil, que lo investigaba al menos desde septiembre de 2014, cuando el Servicio de Prevención del Blanqueo de Capitales (Sepblac) alertó de una transferencia sospechosa de 600.000 euros desde Suiza.

La investigación pone de manifiesto que Conde, que aún adeuda 14,1 millones de euros de responsabilidad civil por los caso Banesto y Argentia Trust, por los que fue condenado en firme en 2002, ha realizado "actividades de blanqueo" de los bienes procedentes de "las apropiaciones indebidas que realizó contra Banesto". Esta operativa, señala el juez, funcionó de forma continuada y abarcó "desde al menos 1999 hasta la actualidad". El juez imputa a la "organización criminal" de Conde ocho delitos fiscales, blanqueo de capitales y frustración en la ejecución de sentencia, la antigua insolvencia punible.

Las cuentas corrientes vinculadas al expresidente de Banesto han recibido 10,7 millones de euros procedentes de cuentas bancarias del extranjero. A esta cantidad hay que sumar otros 2,28 millones ingresados por personas de la máxima confianza del antiguo banquero: ha intentado ingresar en España 13,06 millones de euros, un millón menos de lo que debía haber pagado al Santander, entidad que absorbió a Banesto en 2013.

Las cuentas corrientes de origen de las transferencias pertenecen a un total de ocho sociedades radicadas en Suiza, Reino Unido, Países Bajos, Luxemburgo y Emiratos Árabes Unidos. Una de estas mercantiles, GI Beteiligung, con domicilio en Luxemburgo, es titular de una mansión en Pollensa (Mallorca). Pedraz indica que este bien fue transferido por la familia Conde a la mercantil del Gran Ducado para "evitar el embargo judicial". Lourdes Arroyo, la primera esposa de Conde, fallecida en 2007, ingresaba trimestralmente 18.000 euros en concepto de alquiler de la residencia.

 

Más información