Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 57% de los españoles cree que no tendrá trabajo acorde a su formación

Un tercio de los jóvenes graduados se siente sobrecualificado, según una encuesta europea

Un camarero trabaja en una terraza en Valencia.
Un camarero trabaja en una terraza en Valencia. EFE

Más de la mitad de los españoles cree que no accederá a un trabajo acorde con sus habilidades, un tercio de los jóvenes graduados se sienten sobrecualificados para el empleo que desempeña y casi los mismos se ven estancados y con pocas opciones de aprender más.Son los datos que arroja una macroencuesta europea realizada recientemente a casi 50.000 trabajadores de los 28. Las respuestas de España dibujan un panorama pesimista con datos generalmente peores que la media europea. Los expertos reclaman más formación práctica en los estudios e implicación en el aprendizaje a lo largo de la vida.

Sara Lorenzo, de 27 años, estuvo un año echando currículos. Cuando empezó sus estudios de Trabajadora Social, en 2008, tenía confianza en encontrar un buen empleo. “Hacían falta trabajadores sociales en residencias, para recursos humanos, en centros de formación... Ahora es imposible”. Se ha apuntado a una segunda carrera a distancia (Psicología) y, mientras, trabaja en un centro de estética donde cobra hasta 1.700 euros en los meses buenos. 

Encuesta de habilidades y empleo en la UE

Casi un tercio de los españoles (27%) se sienten como esta madrileña: sobrecualificados para su empleo, según una macroencuesta europea recién terminada. El trabajo de Cedefop, la agencia europea para la Formación Profesional, permite comparar la situación con los países del entorno. La primera de la lista es Croacia (42%) y la tercera, Reino Unido (38%). España se sitúa en noveno lugar y a tres puntos de la media. Casi uno de cada tres españoles (31%) creen que sus habilidades no han mejorado desde que empezaron a trabajar y un 28% considera que no hay margen para crecer ni salida en sus actuales trabajos.

“Estábamos muy interesados en ver cómo los estudiantes muy preparados vivían su entrada al mercado de trabajo”, explicaba hace unos días Konstantinos Pouliakas, experto del Cedefop, en la biblioteca de la agencia situada en un edificio de Salónica (Grecia).

La encuesta europea de habilidades y empleos ahonda con casi 50.000 encuestados en los desajustes entre el conocimiento del trabajador y el empleo al que accede. Además del desajuste que perciben los universitarios, un 40% de los españoles creen que tiene más habilidades de las que necesitan en su trabajo habitual (39% en Europa), aunque también más de la mitad (53%) consideran que estas quedarán anticuadas en cinco años.

Un aprendizaje más práctico

¿Qué es lo que produce ese desajuste? ¿Cómo evitarlo? Pouliakas explica que la brecha se ha ampliado con la crisis y que el mercado de trabajo no produce suficientes empleos cualificados. “Yo cobro más como esteticién de lo que ganaría de trabajadora social y gano casi lo mismo que un amigo mío aeronáutico”, dicho en palabras de Sara Lorenzo.

Encuesta de habilidades y empleo en la UE

Otro aspecto a mejorar, según el informe, pasa incluir aprendizajes más prácticos en las enseñanzas. Dario Velasco, de 23 años, se graduó en Publicidad y Relaciones Públicas. Mientras se sigue formando, trabaja en una librería. “Lo que hago no requiere una cualificación especial. Soy dependiente y repongo material en el almacén. No notaría la diferencia si no hubiera estudiado”, asegura al teléfono. Lo que sí echó de menos este graduado de la Complutense de Madrid en su formación fue un aprendizaje más práctico. “Puedes hacer prácticas como parte de los créditos de libre configuración y en tu tiempo libre, pero hubiera estado bien que formaran parte del temario”.

“La formación práctica es una clave en la que ya están mejorando las universidades”, señala Martí Parellada, catedrático de Economía de la Universidad de Barcelona y autor de los informes de la Fundación Conocimiento y Desarrollo. Uno de sus trabajos, publicado en 2014, señalaba que 70.000 titulados trabajan en empleos que no requieren ninguna formación. Este experto reclama además un esfuerzo en la llama formación a lo largo de la vida, que evitaría ese estancamiento que señalan uno de cada tres españoles y uno de cada cino europeos. Y solicita más implicación de los campus: “Cuando un empresario indica a qué instituciones recurre para formar, cita empresas, consultores, patronal o sindicatos. La universidad siempre ocupa los últimos lugares”.

Entre 1.500 y 4.000 encuestas por país

La encuesta del Centro Europeo de Desarrollo de la Formación Profesional (Cedefop) se ha elaborado con expertos de 12 universidades europeas, como Oxford, Estocolmo o la catalana Rovira i Virgili. El profesor titular de Economía de esta última, Ferran Mañé, ha sido uno de los participantes en este estudio, que va más allá de analizar la conexión entre lo que se aprende en las universidades y lo que luego se exige en los puestos de trabajo. “No nos fijamos solo en el nivel educativo. También en la cualificación, las competencia y habilidades respecto a lo que el trabajo en sí exigiría o sobre lo que se necesita para desarrollarse con plena eficiencia”, explica Mañé.

El trabajo incluía 52 preguntas a 49.000 europeos, a razón de unos 1.500 por país. En los grandes, como España, la encuesta se hizo a más de 4.000. El informe, que se publica completo a final de mes, fue presentado a un grupo de medios, invitados a un seminario en Salónica (Grecia), entre los que se encontraba este diario.

Más información