Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fed mantiene abierta la opción de subir los tipos en diciembre

La Reserva Federal evita los sustos al mercado y mantiene el precio del dinero

Janet Yellen
Janet Yellen, en la última rueda de prensa, el pasado 17 de septiembre. AFP

Sigue la cuenta atrás. Los tipos de interés van a subir, pero esta vez no. Tampoco. Ese es el mensaje que la Reserva Federal estadounidense, el banco central más poderoso del mundo, lleva transmitiendo a los mercados desde hace meses, que el encarecimiento del precio del dinero no puede esperar mucho más. La incertidumbre económica global han hecho que la Fed se quede quieta este miércoles, tras finalizar su reunión de octubre, pero la institución mantiene abierta la puerta a que ocurra en su próximo cónclave, en diciembre.

Algo huele a quemado en la economía mundial. El comunicado que ha hecho público contiene al menos un par de claves al respecto: “El comité sigue viendo los riesgos en las perspectivas de actividad y del mercado de trabajo próximo a equilibrarse, pero está monitorizando la economía global y la evolución financiera”, señala, con toda la carga que tiene ese “pero” en el particular lenguaje de los bancos centrales, si bien han suavizado la inquietud de la que hablaban en septiembre.

Los tipos llevan en cero desde 2008 y eso genera vértigo en la institución por el calentamiento que puede suponer para la economía tanto tiempo bajo semejante estímulo, una vez que la Gran Recesión ha pasado. Pero, al mismo tiempo, la subida, que sería la primera en nueve años, hace temblar a medio mundo por el freno que puede suponer para el crédito y la economía. Es significativo el llamamiento a la “responsabilidad global” de la Fed que el ministro chino de Finanzas, Lou Jiwei, para reclamar que aguardara a darle al botón. Y el Banco Central Europeo (BCE), inmerso en un programa de estímulos sin procedentes, con compras masivas de deuda, anunció este mismo mes que incrementaba la munición.

Pese a las presiones, procedentes de los inversores, de los analistas, y de los organismos económicos internacionales, la Fed también ha querido dejar claro que mantiene abierta la puerta a subir los tipos –sería en torno a un 0,25%- antes de que acabe este año. Tiene mucho calado que el banco central estadounidense cite explícitamente la próxima cita, los días 15 y 16 de diciembre. “Para determinar si será apropiado subir los tipos en la próxima reunión, el comité abordará el progreso hacia sus objetivos de máximo empleo y del 2% de inflación”, dice el texto.

La tasa de paro está en el 5,1%, un dato aceptable para la subida, aunque la inflación, en el 0,3% tiene camino por recorrer, ya que el objetivo de la Fed se sitúa en el 2%.

Pero el mercado dio credibilidad a la posibilidad de que esa subida tenga lugar en diciembre. Tras la reunión de la Fed, el dólar se revalorizó hasta su máximo en dos meses y cada euro se cambiaba por 1,09 de los billetes verdes. El principal impedimento para una decisión restrictiva de política monetaria es que el mercado no la espere y la Fed quiere avisar.

Más información