Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Galicia concentra el reparto de las nuevas ayudas lácteas

Una comunidad copa el 80% del dinero de las subvenciones prometidas por Agricultura

El Ministerio de Agricultura ha fijado los criterios para la distribución de las ayudas dispuestas, tanto por la Administración española como por la comunitaria, para apoyar al sector de la leche de vaca ante la crisis provocada por la caída de los precios en toda la Unión Europea. Tras las protestas de los ganaderos gallegos y la firma de un acuerdo con nuevos compromisos de la industria y la distribución, es precisamente Galicia la que concentra el grueso de las ayudas, con un 80% de la subvención nacional.

Como ayuda nacional, el Gobierno español asignó el pago de hasta 20 millones de euros para las explotaciones que hubieran vendido la materia prima por debajo de los costes de producción, una de las razones que llevaron a los ganaderos gallegos a movilizarse.

Agricultura ha decidido fijar para todo el territorio nacional dos precios de venta por debajo de los cuales los ganaderos pueden acceder a las ayudas. Para las explotaciones que hubieran vendido por debajo de 0,259 euros litro, la ayuda por vaca será de 300 euros hasta un techo de 10.000 euros por explotación. En el caso de que los precios de venta se hallaran entre esa cifra y los 0,285 euros litro, la ayuda será de 110 euros por animal con el mismo techo de los 10.000 euros por explotación.

De acuerdo con estos criterios, por el reparto de esta ayuda, se beneficiarán unas 7.000 explotaciones, de las que unas 5.600, el 80% del total, corresponden a Galicia. Quedarán fuera de esas ayudas por haber percibido unos precios superiores, todas las explotaciones andaluzas y la mayor parte de las ubicadas en otras comunidades autónomas como Extremadura, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Región de Murcia, La Rioja o Cataluña

Dinero de Bruselas

El sector de la leche dispondrá igualmente de otros 25,2 millones de euros asignados por Bruselas, sobre un total de 420 millones que se repartieron entre todos los países miembros. Agricultura procederá a su distribución, de forma lineal entre todo el sector a razón del pago de un céntimo por kilo comercializado por una explotación entre los meses de abril y julio, con un techo de 50.000 euros y un mínimo de 100 euros.

Desde la organización agraria gallega Unions Agrarias, perteneciente a UPA, su responsable, Román Santalla reconoce el cumplimiento, en líneas generales, por parte de las industrias de los compromisos suscritos sobre precios, pero denuncian la actitud del grupo Rio-Leyma que mantiene una política de cotratos con precios a la baja por considerar que el acuerdo no sirve para nada.

El sector reclama a la Administración que actúe sobre este grupo para evitar que otras empresas se puedan sumar a esos incumplimientos. La organización agraria advierte que, si eso no se produce, habría otras movilizaciones, como las que bloquearon los principales centros de distribución en septiembre pasado.

Más información