Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Volkswagen vendió 40.000 coches trucados en México

Las autoridades mexicanas revisarán las emisiones de los automóviles fabricados entre 2009 y 2015 por la firma alemana

Volkswagen México
La fábrica de Volkswagen en Guanajuato (México). EFE

La alemana Volkswagen vendió en los últimos seis años 39.800 automóviles trucados en México, ha desvelado el ministro mexicano de Economía, Ildelfonso Guajardo. La empresa ha compartido con el Gobierno las primeras cifras sobre los automóviles de motor de diésel con software alterado para esquivar los controles medioambientales. Guajardo ha pedido a la filial mexicana de la firma que detalle las repercusiones que tendrá la crisis en la producción de las plantas en el territorio. “Es necesario que la empresa salga a dar una explicación de porqué hizo esto y fundamentalmente cuál es el reto que están enfrentando en sus planes de producción”, ha dicho el ministro.

Volkswagen tiene dos plantas en México: una armadora de coches en Puebla y una fábrica de motores en Guanajuato. Tres de los cinco modelos denunciados por Estados Unidos se han fabricado en las instalaciones de la empresa alemana en el Estado de Puebla (centro del país). Hasta ahora, la compañía ha guardado silencio en México y no ha aclarado el número de automóviles afectados que salieron de la planta de Puebla hacia Estados Unidos y Canadá, los principales destinos de sus exportaciones.

Las autoridades medioambientales y de defensa del consumidor en México han asegurado que revisarán los automóviles de la empresa que circulan en el país para detectar aquellos que llevan el software. El ministro de Medio Ambiente, Rafael Pacchiano, explicó que la revisión considerará si los niveles de contaminantes superan las emisiones que la ley mexicana permite. Pacchiano ha señalado que los estándares en este país son distintos a los de la agencia estadounidense de protección ambiental (EPA, por sus siglas en inglés), la que detectó las irregularidades en los vehículos.

La producción de Volkswagen en la fábrica de Puebla es la tercera más numerosa del país con 324.000 autos producidos entre enero y agosto de 2015. Puebla no puede entenderse sin la presencia de Volkswagen desde 1964. La fábrica se instaló entonces para producir su emblemático escarabajo y poco a poco se integró en la economía de la región hasta mimetizarse. Un 25% del PIB del Estado de Puebla depende de la industria automotriz que gira alrededor de la planta alemana. En sus naves se produjeron entre 2009 y 2015 algunos automóviles de los modelos Golf, Jetta y Beetle con motores de diésel, ahora señalados por las autoridades estadounidenses y europeas.

México es el líder de la industria automotriz en América Latina. La mayoría de las firmas se han instalado en la región para aprovechar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en inglés). Los planes de Volkswagen en México siguen en pie a pesar del escándalo. Entre ellos está una inversión de 1.000 millones de dólares para la fabricación de su camioneta Tiguan, así como la apertura de una planta de Audi en 2016. Ambas en Puebla. Además, está la expansión de su fábrica de motores en Silao (Estado de Guanajuato, occidente del país). Volkswagen de México emplea a unos 11.000 trabajadores pero ha desarrollado la expansión de la industria automotriz en el centro del país de la que dependen 40.000 personas.

Un gobernador se ofrece a comprar coches para evitar pérdidas

El escándalo de los coches trucados por Volkswagen ha desatado la indignación en todas las regiones donde se han vendido los vehículos, menos en una: Puebla. Allí, el gobernador Rafael Moreno Valle ofreció a la alemana comprar automóviles de la marca para evitar que las ventas de la empresa se derrumben y que los mexicanos que trabajan en la planta armadora de Puebla pierdan sus empleos. La sugerencia ha estado acompañada de una férrea defensa para la fábrica mexicana: “No ha habido ninguna falla en Puebla, los motores llegaban hechos de Alemania”.

La oferta de gobernador mexicano ha llegado directamente hasta la fábrica. Moreno Valle se ha reunido esta semana con el presidente de Volkswagen de México, Andreas Hinrichs, y le ha ofrecido su respaldo en la crisis que atraviesa la compañía. El Gobierno de Puebla no sólo compraría automóviles, también continuaría dando incentivos fiscales a la firma para garantizar sus inversiones en la región. “Estamos viendo en qué forma contribuir. Tuvimos en el pasado un convenio en donde compramos vehículos, también podría ser una alternativa”, dijo el gobernador a la prensa mexicana.

 

Más información