Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cómo afectará la rebaja del IRPF a tu nómina

El ministro de Hacienda asegura que "el 80% de los contribuyentes tendrán una rebaja media del 20% en relación a 2011". El 90% de los trabajadores declaran ganar menos de 40.000 euros

El ministro de Economía, Luis de Guindos, y el de Hacienda, Cristóbal Montoro, en una rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.
El ministro de Economía, Luis de Guindos, y el de Hacienda, Cristóbal Montoro, en una rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. EFE

El Gobierno ha aprobado este viernes el decreto que recoge la nueva rebaja del IRPF que se aplicará con efectos desde el 1 de julio. Esta decisión anticipa a este mes la rebaja prevista para 2016. El Gobierno ha creado una escala intermedia del impuesto que servirá para todo el ejercicio fiscal. El 80% de los contribuyentes tendrá una rebaja media del 20% en relación con lo que pagaba en 2011, según precisa el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. En realidad, la mayoría de los ciudadanos apenas percibirá un pequeño ahorro fiscal en su próxima nómina por la nueva rebaja del IRPF.

El 90% de los casi 20 millones de contribuyentes que pagan el impuesto sobre la renta declaran ganar menos de 39.000 euros anuales. Estos trabajadores notarán un moderado aumento en la próxima nómina como consecuencia de la rebaja fiscal.

Por ejemplo, un trabajador que solo declara percibir rendimientos del trabajo, que está soltero y sin hijos y que gana 40.000 euros --el límite a partir del cual se consideraría que estaría entre el 10% de los más ricos-- percibirá un ahorro fiscal de unos 26 euros en la nómina del próximo mes. En todo el año notará un ingreso extra de 157 euros con la rebaja adicional del impuesto. Estos cálculos realizados por el Consejo General de Economistas (Reaf-Regaf), revelan que, en términos absolutos, la rebaja es mayor para las rentas más altas. Algo lógico porque una pequeña variación porcentual afecta más a cantidades grandes.

Por ejemplo, un trabajador que gane un millón de euros al año, [menos de 6.000 personas en toda España declaran ganar más de 600.000 euros], se ahorrará 1.626 euros al mes. Aunque este mismo trabajador paga unos 37.300 euros mensuales por retenciones del IRPF.

Una bajada de 263 euros a los autónomos

La rebaja del IRPF también afectará a los profesionales y autónomos. El Ejecutivo extiende el régimen especial para profesionales con rentas inferiores de 15.000 euros a los cuales se les aplicaba una retención del 15% frente a la del 19% que se practicaba con carácter general.

De esta forma, la mayoría de profesionales tendrán una retención del 15% lo que supondrá un ahorro de 263 euros de media. Además, la retención se reduce del 9% actual al 7% durante el primer año de actividad profesional.

La medida beneficiará a unos 800.0000 autónomos y profesionales, según los cálculos del Ministerio de Hacienda, que estima que el coste total de la medida ascenderá a unos 350 millones de euros.

En términos porcentuales, sin embargo, la rebaja es similar para todos los niveles de renta —en torno al 2%—. Aunque favorece levemente más a los que ganan menos de 15.000 euros al año. Por ejemplo, un trabajador que cobre esta cantidad y no tenga cargas familiares, notará un aumento en su próxima nómina mensual de cinco euros como consecuencia de pagar menos impuestos. En lo que resta de año, se ahorrará en total unos 30 euros.

El impacto en la nómina podría ser mayor si las empresas, fundamentalmente las grandes, tardan en adaptar sus programas informáticos con la nueva tarifa. En estos casos, el ahorro de todo el año se repartirá en menos meses con lo que parecerá que el efecto es mayor.

Hacienda, de momento, no ofrece cálculos del impacto que tendrá la nueva tarifa respecto a la que estaba vigente hasta este mes de julio. No obstante, si estima que un trabajador con un sueldo de 15.000 euros pagará un 22,82% menos al fisco con la nueva bajada del IRPF. También estima como un contribuyente con rendimientos por 30.000 euros tendrá un ahorro del 9% frente al 7,7% que tendría el que gana 40.000 euros. Además, un ciudadano que gane 100.000 euros pagará un 7,1% menos al fisco.

Para aplicar la nueva rebaja fiscal el Gobierno ha tenido que diseñar una escala transitoria que se aplicará para todo el año. Los expertos habían alertado de las dificultades técnicas de que hubiera dos escalas en un mismo ejercicio.

Así que el Ministerio de Hacienda aplicará la misma durante los 12 meses. De esta forma, un trabajador que percibió rendimientos durante los seis primeros meses pagará lo mismo que otro que los cobró en la segunda mitad del año.

Hacienda, además, se anota toda la rebaja al reducir al máximo el tramo estatal y dejar intacto el autonómico. De esta forma, el impacto para las comunidades será nulo. Y el coste integro de la medida, unos 1.500 millones de euros, se cargará sobre las arcas del Estado.

La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) presentó hace unas semanas un estudio con el impacto de la reforma fiscal y concluyó que aumenta ligeramente la progresividad del impuesto pero reduce su capacidad redistributiva.

Para aplicar la rebaja el Ejecutivo ha aprobado una tarifa transitoria --e intermedia con la que estaba prevista para 2016-- con un tipo mínimo del 19,5% y un escalón máximo del 46%. De esta forma, salva la dificultad técnica de que convivan dos tarifas del IRPF en un mismo año y esquiva el efecto diferencial que provocaría haber tributado durante unos meses con una tarifa y el segundo semestre con otra. "Se aprueba una tarifa intermedia que se aplica a todo el año", ha explicado el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, tras el Consejo de Ministros.

La rebaja del IRPF se extiende, también, a las rentas del ahorro. El ministro de Hacienda ha descartado, sin embargo, que se vaya a adelantar la rebaja del impuestos de sociedades planificada para 2016. En este punto, Montoro ha explicado que el impuesto que grava los beneficios empresariales ya ha sido reducido para este año, del 30% al 28%, lo que está teniendo un efecto positivo en la recaudación. Según el ministro, la recaudación del impuesto de sociedades por los pagos fraccionados de las pymes está aumentando por encima del 15%, según fuentes gubernamentales.

La rebaja del IRPF también afectará a los profesionales y autónomos porque el Ejecutivo extiende el régimen especial, con una retención del 15%, para autónomos con pocos recursos. Esta decisión, que afectará a unos 800.000 autónomos, supondrá una importante inyección de liquidez a los autónomos, que verán como reducen sus pagos al fisco en unos 263 euros de media en lo que queda de año.