Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 40 ‘start-ups’ españolas estrenan el nuevo Campus de Google

El nuevo centro celebra su primer evento para conectar a los emprendedores con inversores e instituciones de EEUU

El emprendedor Martín Varsavsky entrevista a Eric Schmidt, de Google.
El emprendedor Martín Varsavsky entrevista a Eric Schmidt, de Google. AFP

El Campus de Google en España ya funciona. Un día después de la apertura de sus puertas al mundo, la antigua fábrica de ladrillo de Isaac Peral, inventor del submarino torpedero, ha propuesto este viernes su primer objetivo: conectar a unas 40 empresas emprendedoras españolas con innovadores, inversores e instituciones venidas de Estados Unidos.Y todo en el nuevo hogar madrileño del emprendimiento, donde Peral inauguró 1892 la primera fábrica de baterías industriales del país.  "Tenemos muchos emprendedores en España, pero es solo el comienzo. Tenemos que dar el siguiente paso e intentar acceder al mercado global", explicaba Miguel Arias, responsable de la empresa de mapas digitales CartoDB y miembro de la asociación Chamberí Valley, organizadora de este In3.

"Muchos me ha preguntado estos días por qué hemos elegido España para abrir, y yo respondo ¿por qué no?", apuntaba la directora del cuarto centro Google —después de Londres, Tel Aviv y Seúl—, Sofia Benjumea. Pero el evento no ha sido tanto una conferencia, como un lugar donde hacer nuevos lazos.

"Esto es una piedra de toque. Estoy hablando con mucha gente. Quizás no forjemos una relación, pero cuando les llame dentro de unos meses buscando, tendré hecho el contacto", explicaba Arias, fundador de una de las 40 start-ups representadas en España, poco después de participar en una actividad en la tenía que buscar a un desconocido para tratarlo como su ídolo. Como al resto de participantes, le piden que busque a un desconocido para saludarle como si fuera una estrella a la que admira. Ya ha hecho una conexión con uno de los representantes de Sillicon Valley. Se han cambiado tarjetas. Un simple juego de rol los ha reunido. Esa nueva persona que han conocido podría construir su futuro.

Por los espacios abiertos y cafetería conectada del Google Campus caminaban personajes del mundo start-up como Martin Varsavsky, fundador de Jazztel o Viatel, Phil Libin, consejero delegado de Evernote, y Francisco Polo, director en España de change.org. "Los emprendedores nos llevarán adelante. España está en la posición en la que estaba Estados Unidos hace 20 años. Las empresas están esperando un desafío", subrayó el embajador del país en España, James Costos: "He viajado por España y todos los innovadores me pedían lo mismo, querían conectar con emprendedores estadounidenses".

El presidente de Google: "España puede ser líder en innovación energética"

Entre cambios de tarjetas y conexiones inesperadas, el presidente de Google, Eric Schmidt, se ha convertido en la gran estrella invitada al evento IN3, para llamar a las armas a los emprendedores españoles: “En 50 años, habrá muchísima presión sobre Europa por lograr tener cero emisiones. Si sabe aprovechar sus recursos, España será líder en la innovación energética”, decía solo un día después de que Competencia criticara con dureza el plan de energías renovables del Gobierno.

Pero Google está en otra esfera de la innovación. Crean globos para llevar internet a los países menos desarrollados, coches que se conducen solos para evitar accidentes y lentillas para detectar la diabetes. "Queremos ser los primeros en todo. La innovación mejora cada semana. No hay que quedarse parados. Por eso España debería trabajar en el sector de la energía", explicaba Schmidt, entrevistado por el fundador de Fon, Martin Varsavsky, fundador de Fon, y uno de los primeros proyectos europeos en los que invertió Google. "Su insistencia es lo que llevó hasta nosotros. Por él pienso en España", explicaba el presidente.

Pero el empresario lo tiene claro. "Los jóvenes deben buscar su trabajo. Los empleos se crean en el sector privado. Ni en la gran empresa ni en la grande, sino en las pequeñas que están creciendo rápidamente". 

¿Por qué España y por qué ahora? "La conexión con Europa y el lazo cultural con Latinoamérica lo hace un lugar ideal. Es uno de los países que más está creciendo. Hay una oportunidad para escribir el futuro. Está en vuestras manos", aseguraba ante los innovadores, antes de invitarlos a una fiesta posterior en la embajada. "Somos buenos organizando fiestas y todas tienen un fin".

Pero si algo comparten los emprendedores eso es el fracaso, concepto en el que han hecho hincapié todos los ponentes. "Tenemos que tener la oportunidad de fallar", insistía el embajador. Las actividades bilingües los animaba a dibujar una curva de éxitos y fracasos. Hacer su vida profesional en un gráfico. Lo enseñaban y compartían con su nuevo compañero. "Los emprendedores son iguales en todos los sitios, pero en España y Europa existe ese miedo al fracaso que les corta. En EEUU hay muchas políticas de segundas oportunidades", ha explicado el embajador mientras reconocía que los emprendedores son el gran bien a exportar para promocionar su país. "Henry Ford y Walt Disney fracasaron en sus primeras empresas antes de triunfar", recordaba María Contreras-Sweet. responsable de pymes en el Gobierno estadounidense, que ha trasladado esta creación de lazos a las instituciones. El jueves se reunió con el ministro de Industria, José Manuel Soria, para hablar de implementar políticas que faciliten la fundación y los créditos a las nuevas empresa.

"En los últimos años ha habido un cambio de mentalidad en España. El nuevo empresario ya no busca grandes empresas o trabajar en lo público, sino fundar su empresa o incluso trabajar en la idea del otro", apuntaba optimista Arias. Pedro Moneo, consejero delegado de la consultora Opinno lo dejaba claro: "Esto no es el comienzo de un evento, sino de un movimiento".

Más información