Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El aumento del gasto público da alas al avance del PIB en el inicio del año

Subió al mayor ritmo de la crisis en la antesala de las elecciones.

El aumento del gasto público da alas al avance del PIB en el inicio del año Ampliar foto

La simbiosis de consumo privado y mejora del empleo siguió dando fruto en el arranque del año. La inversión de las empresas para aumentar su capacidad productiva, ante la mejora de las condiciones financieras y de las perspectivas económicas, mantuvo el ritmo de avance con el que acabó 2014. Los datos de la construcción confirman que se recupera, aunque sea desde niveles ínfimos. Pero lo que marcó la diferencia para que el crecimiento trimestral del PIB alcanzara el 0,9%, como ha confirmado este miércoles el Instituto Nacional de Estadística (INE), fue el gasto público.

El consumo de las Administraciones (medición de la contabilidad nacional que incluye gastos corrientes y salarios pagados) pegó un estirón entre enero y marzo, justo en la antesala de la primera cita electoral del año, los comicios autonómicos y municipales del 24 de mayo. El avance sobre el trimestre anterior fue del 1,6%, un crecimiento del gasto que el INE no registra desde el arranque de 2008, cuando la crisis aún apenas había dado la cara (y se celebraron otras elecciones, en este caso generales).

El primer dato sobre el gasto público corriente, que explica cerca del 20% de la demanda interna española, confirma así la intuición de los analistas: sus previsiones, más optimistas, guardan el as bajo la manga de un año plagado de citas electorales, lo que en España suele traducirse en una expansión del gasto de las Administraciones. En el dato del arranque de este año influye la recuperación parcial de la paga extra de los funcionarios, pero el horizonte de más comicios (catalanas y generales) después del verano hace más probable que el control sobre el gasto ejercido en los últimos años siga relajándose.

De confirmarse, el aumento del gasto público puede comprometer el objetivo de reducción del déficit (del 5,6% al 4,2% del PIB), aunque el Gobierno cuenta con que la expansión de los ingresos asociada a la recuperación permita alcanzar la meta. Por lo pronto, en el primer trimestre el déficit público no bajó.

Crecimiento en año electoral

  • Comicios y gasto. El gasto de las Administraciones se disparó un 1,6% entre enero y marzo sobre el trimestre anterior, justo en la antesala de los comicios autonómicos y municipales del 24 de mayo. Es el mayor crecimiento desde 2008.
  • Optimismo económico. El INE elevó del 2,6% al 2,7% su primera estimación del crecimiento para 2015, en la línea de la previsión del Gobierno del 2,9% que algunos analistas apuntan a que se superará.
  • Consumo privado y empleo. El consumo privado creció un 0,7%, y la inversión un 1,5%, impulsada por la construcción y los bienes de equipo. El empleo aumentó un 2,8% en el primer trimestre del año

Fuentes de Economía señalan que "sin conocer la composición del gasto público en el primer trimestre del año (la publicará Hacienda a finales de junio), no puede hablarse ni de un cambio de tendencia en el consumo público ni de relajación en el proceso de consolidación fiscal"..

Además de confirmar el dato trimestral, el INE elevó algo (del 2,6% al 2,7%) su primera estimación del crecimiento anual. El avance del PIB en el arranque del año sustenta las nuevas previsiones del Gobierno, que elevó su pronóstico sobre el crecimiento para 2015 hasta el 2,9%. Y los primeros indicadores del segundo trimestre, recopilados por el Banco de España, apuntan a que el ritmo de crecimiento se mantiene o incluso aumenta, lo que ha llevado a algunos analistas a hacer un vaticinio algo más optimista incluso.

Los datos del INE corroboran también que las bases en las que se apoya el crecimiento económico del último año y medio siguen ahí: el consumo privado crece a buen ritmo (0,7%) aunque algo menos que en la segunda mitad de 2014) y también mantiene el acelerador apretado la inversión (1,5% en tasa trimestral). El sector exterior vuelve a restar, pero algo menos, gracias al destacado comportamiento de la venta al exterior de servicios (más del 9% trimestral) que no de las mercancías (un 2,3% menos en la estimación de la contabilidad nacional, pese a la mejora en marzo).

En la comparación anual, el empleo aumenta (2,8%) aún más que el producto, lo que implica un mínimo descenso de la productividad. El coste laboral por asalariado registra un ligero repunte (hasta el 1% en tasa anual), pero aquí vuelve a influir la recuperación parcial de la extra de los funcionarios.

Más información