Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

México abre la cerradura al petróleo bajo tierra

El Gobierno ofrecerá 26 campos para extraer crudo y gas en cinco estados del país

CNH Ronda Uno
Una planta de gas de Pemex, en Tabsaco.

México ha comenzado este lunes a ofrecer su petróleo bajo tierra. La Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) ha anunciado que permitirá la extracción de crudo y gas en 26 campos terrestres en cinco estados del país. Se trata de la tercera licitación para que empresas privadas participen en la apertura del sector energético tras la aprobación de la reforma de diciembre de 2013. Anteriormente el Gobierno mexicano solo había puesto a la vista de los inversores su oferta de exploración y explotación de yacimientos en el Golfo de México.

La nueva propuesta está compuesta por 17 campos de crudo y 9 de gas tanto en regiones del norte como del sur de México. La mayoría son yacimientos maduros listos para la extracción de hidrocarburos, algunos incluso ya han sido parcialmente explotados por Petróleos Mexicanos (Pemex). Las autoridades mexicanas estiman que de este grupo de yacimiento se obtendrán uno 2.500 millones de barriles de crudo. Los pozos están ubicados en los Estados de Chiapas (5), Nuevo León (8), Tabasco (5), Tamaulipas (2), y Veracruz (6).

Juan Carlos Zepeda, presidente de la CNH, ha explicado que aunque cualquier empresa puede participar en el concurso para obtener una licencia para explotar estos yacimientos, la convocatoria se ha diseñado para incentivar la participación de las empresas mexicanas. “Es una licitación propicia para la nueva industria mexicana (...) porque no pide experiencia de la empresa, sino experiencia de las personas que trabajan en ella”. Durante 76 años, la única compañía autorizada para extraer hidrocarburos en México era Pemex y en algunas tareas designaba a un contratista, principalmente de origen extranjero, para asistirle.

La nueva propuesta está compuesta por 17 campos de crudo y 9 de gas tanto en regiones del norte como del sur de México

Este año dos magnates mexicanos —Alberto Baillères y Carlos Slim— han demostrado su interés en el sector de la energía con la creación de sendas empresas: Petrobal y Carso Oil & Gas. Aunque la firma de Slim ya ha trabajado como contratista de Pemex, todavía no cuenta con la experiencia para aspirar a un contrato en aguas someras y profundas del Golfo de México. Mientras que Baillères tiene historial en la industria minera —posee las minas más ricas de oro y plata del país— pero es novel en la extracción de hidrocarburos.

“La licitación es un parteaguas importante porque va a permitir que las empresas nuevas puedan seguir potenciándose para entrar en el futuro en futuras licitaciones”, ha explicado Néstor Martínez, consejero de la CNH. Los pozos petrolíferos en tierra tendrán una profundidad de 500 a 6.900 metros en terrenos con dimensiones de entre 8 a 79 kilómetros cuadrados.

Los primeros contratos para la inversión privada en México serán anunciados el 15 de julio, y serán 14 bloques para explorar la existencia de hidrocarburos en el Golfo de México. Después, el 30 de septiembre se anunciarán las compañías que extraerán petróleo en cinco yacimientos en la misma región. Empresas como Shell, Exxon Mobil, Total, Petrobras, British Petroleum y Ecopetrol han mostrado su interés para participar en la apertura de la industria. Los resultados de los permisos para extraer crudo de la tierra serán públicos el 15 de diciembre.