Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los turistas españoles animan la Semana Santa

El sector se prepara para un fuerte aumento de la demanda

Decenas de bañistas toman el sol ayer en la playa del Postiguet en Alicante.
Decenas de bañistas toman el sol ayer en la playa del Postiguet en Alicante. efe

Los récords turísticos que encadena España desde hace dos años dejaban a los hoteleros dos regustos amargos. Por una parte, que las subidas llegaban de la mano de los visitantes extranjeros, mientras que la demanda de españoles languidecía. Además, las reservas masivas se conseguían a golpe de oferta, lo que ha lastrado la rentabilidad del sector. La Semana Santa, sin embargo, se presenta dulce: los empresarios constatan la vuelta de los españoles a los viajes por el interior y la mejora de ocupación les permite recuperar precios.

El sector turístico no es muy proclive a ser optimista, a pesar de ser uno de los más resistentes a la crisis, gracias en buena medida a que se alimenta de demanda internacional. Si aumentan las visitas, los hoteleros recuerdan que ha bajado el gasto. Si las reservas son buenas, que las estancias son más cortas. Y si todo eso tiene buenas perspectivas, se quejan de la competencia desleal que suponen los alojamientos no regulados que se promocionan en páginas web.

El perfil del viajero

- Un puente largo. Las vacaciones de Semana Santa son el pistoletazo de salida del año turístico para muchas zonas españolas, especialmente costeras. La ocupación está muy marcada por la climatología y los turistas españoles ganan peso con respecto a los extranjeros en comparación con otras fechas.

- Los turistas extranjeros. Teniendo en cuenta las estadísticas turísticas de abril de 2014, cuando se celebró la Semana Santa el año pasado, los turistas internacionales que llegan a España este puente lo hacen sobre todo en avión (el 82%) y se alojan en hoteles (el 64%). Dos de cada diez son británicos, y abundan los alemanes (17%) y los franceses (16%). Visitan sobre todo Cataluña, Canarias y Andalucía.

- Los turistas españoles. Entre los que viajan en Semana Santa, el 8% lo hace al extranjero y el 92% por España. Ocho de cada diez cogen el coche. Y la mayoría se decanta por visitar Andalucía, Cataluña y la Comunidad Valenciana.

Este año, sin embargo, en el sector parece reinar el optimismo de cara a Semana Santa. La consultora PwC le pone incluso cifras: por primera vez desde 2008, año en el que se empezó a elaborar el Observatorio de la Industria Hotelera, un 90% de los empresarios encuestados considera que los viajes de los españoles van a crecer o mantenerse respecto al año anterior y solo un 7,22% piensa que se reducirán.

Las ventas de plazas hoteleras están aumentando para esta Semana Santa entre un 20% y un 22% con respecto a 2014, según calcula la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), que destaca que los españoles no sólo viajarán más, sino que además lo harán más días que hace un año.

"Somos optimistas, esperamos crecimientos de doble dígito respecto al año anterior tanto en precio medio como en ocupación. Detectamos una clara recuperación del precio medio básicamente en todas las ciudades. Esto confirma una tendencia que se inició en julio del año pasado. En destinos vacacionales también se prevén crecimientos de doble dígito", confirma un portavoz de la cadena NH Hotels.

Las agencias de viajes han notado un aumento del 5% en sus ventas para este puente con respecto a la misma festividad del año pasado y consideran que se puede hablar de una cierta recuperación del mercado nacional, en línea con la mejora de la economía española. El presidente de la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV), Rafael Gallego, reconoció la semana pasada que tras el atentado en el corazón turístico de la capital de Túnez —en el que murieron 19 personas, 17 de ellas extranjeras— se han registrado algunas cancelaciones a este destino.

Las ventas suben el 20% en hoteles y el 5% en las agencias de viajes

Los hoteleros reconocen que una parte del flujo de visitantes que iba a visitar ese país acabará en España, especialmente alemanes y británicos. Ya hay cruceros que han cambiado su parada en Túnez por costas españolas. El gigante del sector MSC, por ejemplo, señaló que eliminaba esas paradas "en favor de la seguridad de sus pasajeros y tripulantes" y ha repartido sus barcos entre otros puertos. Uno de los buques recala desde el atentado en Palma de Mallorca.

Los turistas españoles animan la Semana Santa

Juan Molas, presidente de Cehat, advirtió que "Túnez no va a salvar la temporada", pero sí cree que amortiguará el descenso del mercado ruso. Los turistas de este país se convirtieron en un pequeño milagro para el sector. Un nuevo nicho de mercado que crecía a doble dígito y con gran afición por la costa y por las visitas a capitales para hacer compras. Pero la inestabilidad del país, la guerra con Ucrania y la bajada del precio del petróleo han hundido el rublo. Y con una moneda débil, sus viajes a España se han hecho más caros. En febrero llegaron 33.955 rusos de vacaciones, un 23,7% menos que un año antes.

Las costas absorberán parte de los viajeros que iban a Túnez

Además de viajeros que cambien Túnez por España, también es probable que crezcan las visitas de Estados Unidos. La fortaleza del dólar está atrayendo billetes verdes, y en febrero las visitas del país norteamericano aumentaron ya el 12%.

La ventaja que aporta el hecho de que, además de las llegadas internacionales, también aumente la demanda de españoles es la mayor diversificación de destinos. El año pasado, en abril cuando tuvo lugar la Semana Santa, los extranjeros llegaron principalmente en avión y se concentraron en Cataluña, Canarias y Andalucía. Los españoles, sin embargo, usaron masivamente el coche, y se decantaron por Andalucía, Cataluña, pero también por la Comunidad Valenciana, Castilla-León o Extremadura. Así, los locales de interior aprovecharán el tirón de la demanda doméstica que se espera.

Carlos Muñoz, Director General de la central de reservas Hotelbeds, calcula que el mercado doméstico "se posiciona como el principal emisor de turistas, con un incremento de las reservas del 10%, impulsado por la recuperación económica. Le siguen Reino Unido, que crece un 16%, y Alemania, con un aumento de las reservas del 26% con respecto al mismo periodo del año pasado".

Todos estos buenos augurios en el sector turístico, dejan, claro, un pequeño resquicio para los pesimistas: la climatología será clave para que el suflé de las previsiones no se desinfle a última hora. De momento, dicen los meteorólogos, el frente de aire frío parece que se aleja.

Temporada alta para el alojamiento rural

El turismo rural también espera aprovechar la mayor demanda de españoles esta Semana Santa. Es una de las épocas fuertes para este tipo de alojamientos, con menos presencia de turismo internacional. Suele rebasar durante el puente el 60% de ocupación media, y en algunas zonas como La Rioja, Navarra o Extremadura, ronda el 80%. Este año se esperan aumentos medios de dos puntos.

El sector ha crecido mucho en su oferta, incluso durante la crisis. En 2014 había en España 14.654 establecimientos de alojamiento rural, según el Instituto Nacional de Estadística. Son 1.700 más que en 2008. En cuanto a las visitas, crecieron por fin en 2014 después de un bache durante la crisis. El año pasado se alojaron en estos enclaves de interior 2,8 millones de personas. Castilla y león, Cataluña y Andalucía son las comunidades con más casas rurales.

Los clientes de estos alojamientos, según explican los portales especializados de reservas, buscan cosas distintas en estos alojamientos que en los hoteles. "En cuanto a características de alojamientos más solicitados, los que disponen de jacuzzi están entre los más demandados", dicen los responsables de escapadarural.com, una de las centrales de reservas con más oferta de España. En Cataluña, deslizan desde este portal, es donde más se han adaptado a esta peculiaridad del jacuzzi, y asegura esta web que logran así llenar en Semana Santa el 72% de sus alojamientos con esta instalación.

Más información