Elecciones en Argentina

Apuestas por el cambio en Argentina

Los fondos de inversión de riesgo se lanzan a comprar acciones y bonos del país sudamericano ante la expectativas de un giro político en las elecciones de octubre

Sala de negociación de la Bolsa de Buenos Aires.
Sala de negociación de la Bolsa de Buenos Aires.AFP

En la sociedad de Bolsa argentina Intl Cibsa se vivían en julio pasado días de euforia. En sus oficinas sobre la transitada calle Sarmiento, la de las casas de cambio y los bancos de la City porteña, el intermediario Joaquín González Galé apostaba por los títulos públicos de Argentina porque esperaba un acuerdo entre el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y los llamados fondos de alto riesgo, o fondos buitre, que rechazaron la reestructuración de deuda de 2005 y 2010. Pero ese pacto no llegó y el 30 de julio pasado Argentina ya no pudo hacer frente a los pagos de los bonos de esa refinanciación emitidos en EE UU y Reino Unido, como le exigía la justicia estadounidense.

Los precios de los activos argentinos sufrieron una caída inicial, pero González Galé fue de los que se mantuvieron su apuesta. Pensó que el próximo presidente de Argentina, que asumirá el poder en diciembre de 2015, acabará por firmar un acuerdo con los fondos buitre y desbloqueando así el pago de la deuda. Desde la derrota kirchnerista en las elecciones legislativas en los cinco principales distritos de Argentina en 2013, los inversores apuestan porque el sucesor de Fernández será más favorable a la economía de mercado. Los tres candidatos favoritos son el kirchnerista moderado Daniel Scioli, el conservador Mauricio Macri y el peronista opositor Sergio Massa.

Más información

Ante ese panorama, los títulos públicos argentinos comenzaron en enero a revalorizarse ante la evidencia de que el Gobierno de Fernández estaba sorteando sin una devaluación de la moneda el verano austral, periodo del año en que suele profundizarse la escasez de divisas extranjeras por el turismo y por tratarse de los meses previos a la cosecha de soja, principal cultivo argentino.

Pero no solo factores internos han influido en el alza de los activos financieros de la tercera economía latinoamericana. El fenómeno también responde a un mundo con exceso de liquidez y bajos tipos de interés en el que determinados inversores buscan opciones de alto rendimiento. Y entre ellas, aparecen los activos de Argentina aún baratos. El analista Vladimir Werning, de JP Morgan, observa que los inversores que compraron títulos de deuda exterior argentina desde 2013 no los venden porque tienen horizontes de inversión largos. "Para estos inversores, la perspectiva electoral pesa más que las complicaciones legales inmediatas. Y el incremento de riesgo en otros países emergentes como Rusia, Brasil o Venezuela mantiene el atractivo de los bonos argentinos a ojos de esos inversores, a pesar de la gran apreciación que ya han experimentado".

Entre los 19 países emergentes evaluados por el índice de primas de riesgo del banco JP Morgan, que es un termómetro del apetito por los bonos públicos, solo seis han logrado bajarla en lo que va de 2015 y el resto ha sufrido el impacto del fortalecimiento del dólar, la caída del precio de las materias primas y conflictos políticos y económicos particulares. El país en el que más ha bajado la prima de riesgo es Argentina, un 19,1%, hasta 581 puntos básicos. Este es un nivel aún alto, solo superado por Ucrania, Venezuela y Ecuador, aunque está lejos de reflejar una crisis de deuda y se acerca más al de Brasil (333). Algunos bonos cuyos pagos han sido bloqueados por la justicia de EE UU cotizan sin descuento, como si estuviesen abonándose con normalidad.

Las acciones de empresas argentinas también están entre las que más se aprecian. En los últimos 12 meses, el índice Merval de la Bolsa de Buenos Aires subió un 77,3%, aunque hay que descontar un 34,2% de inflación. El profesor de la Universidad Torcuato Di Tella, Juan José Cruces, elabora cada año una Copa América Bursátil comparando los índices de las bolsas de seis de las siete principales economías latinoamericanas, los ajusta para quitar el efecto de la inflación y de factores externos, y en 2014 concluyó que Argentina fue uno de los dos únicos países en los que las acciones se revalorizaron, un 7%, seguida de Perú con un 0,3%.

La recta final del Gobierno de Fernández de Kirchner está siendo menos dramática de lo que cabía esperar

Los inversores no solo actúan por sus expectativas en el próximo presidente argentino, sino que también porque la recta final del Gobierno de Fernández está siendo menos dramática de lo que cabía esperar. El país evitó una devaluación como la de enero de 2014, que hubiese contraído la economía y hubiese encendido más la rampante inflación. Se logró gracias al acceso a préstamos de China y a la restricción de las importaciones, pero a costa de mantener estancada la actividad económica. Los analistas advierten de que las maniobras del Gobierno de Fernández dejan al gobierno sucesor ante un grave riesgo de tener que acometer una devaluación en un mundo en el que el euro y el resto de las monedas latinoamericanas se deprecian. No obstante, los mismos expertos admiten que, de confirmarse la veracidad de las estadísticas, el gobierno dejará una deuda pública neta del 18,1% del PIB frente al 102,7% de 2004.

El próximo gobierno argentino se encontrará con un panorama de "recesión, inflación, déficit fiscal, conflictividad judicial por la deuda pública y falta de inversión de largo plazo", advierte el analista Alberto Ramos, de Goldman Sachs. El economista Aldo Ferrer, por su parte, opina que "el próximo gobierno deberá corregir algunos desvíos macroeconómicos, como la escasez de dólares, la alta inflación, problemas del gasto público como los subsidios a la energía, y muchas dificultades para reactivar el crecimiento". Sin embargo, cree que, pese a todo, no recibirá una economía tan descontrolada como en otros tiempos. 

Archivado En:

Te puede interesar

Juegos

Lo más visto en...

Top 50