Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Merkel insiste en avanzar en la consolidación fiscal y las reformas

La canciller celebra que Italia y Francia estén tomando nuevas medidas

La canciller alemana, Angela Merkel, en Davos.
La canciller alemana, Angela Merkel, en Davos. REUTERS

A la misma hora a la que el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, explicaba su plan de compra de deuda, la canciller alemana, Angela Merkel, se dirigía a los líderes empresariales reunidos en el Foro Económico de Davos para hacer un llamamiento en favor de la consolidación fiscal y recordar a los Gobiernos que las decisiones de política monetaria no pueden servir para evitar hacer reformas.

"Cada día que retrasamos las reformas es un día perdido. Necesitamos promover el crecimiento y crear empleo", advirtió Merkel que elogió que "por fin, Italia haya adoptado medidas" y que Francia "haya tomado un nuevo rumbo" pero sin que ello sirva para relajarse "porque hemos perdido mucho tiempo". En su opinión, el problema de la sostenibilidad de la deuda corre parejo al crecimiento y que para eso hay que adoptar medidas. La dirigente alemana puso a España, Irlanda o Portugal como ejemplos de que es posible hacer reformas y aplicar políticas de ajuste del gasto, logrando a la vez una mejora de los indicadores económicos.

La canciller insistió hasta en dos ocasiones en que el BCE había adoptado el plan de compra de deuda con "plena independencia" y aseveró que la medida también ha generado una notable controversia en el seno de la entidad. "Abogo por actuar con más decisión y quisiera recordar que con las medidas adoptadas por el BCE no compramos tiempo para evitar hacer reformas", recalcó.

Al contrario de lo que anunció su ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, en este mismo Foro hace un año, la canciller sostuvo que "la crisis está más o menos superada, pero no ha acabado, Europa no se ha granjeado suficiente confianza ni competitividad".

A su juicio, buena parte de los recortes en la rentabilidad de los bonos soberanos se explican por el exceso de liquidez del mercado y no tanto por una mejora de la sostenibilidad financiera en todos los casos. "Si hay Gobiernos en dificultades con sus finanzas públicas ahora, ¿qué pasará cuándo suban los tipos de interés?", preguntó. "El exceso de liquidez no permite ver realmente quién es competitivo o no", subrayó.

El ministro de Economía, el socialdemócrata Sigmar Gabriel, también instó a Francia, Italia y Grecia a acometer reformas aunque el precio político sea muy alto. "Nuestra experiencia con las reformas es que se necesitó mucho tiempo hasta que decidimos implementarlas y crearon mucha discusión política interna y conflicto. Además, recolectamos los frutos ocho o diez años después de introducirlas", dijo en Davos.

Más información