Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los excedentes europeos de leche hacen caer los precios

El sector cree que las grandes industrias, la distribución y las importaciones subvencionadas son responsables de la situación

Sobra leche y caen los precios. A menos de tres meses para a supresión de las cuotas de producción en el marco comunitario, el sector de la leche atraviesa una situación de excedentes que se ha traducido en una nueva rebaja de las cotizaciones en origen hasta poner en peligro la viabilidad de las explotaciones al no cubrir costes. Desde el sector se acusa de esta situación a las industrias, a la gran distribución y a las importaciones subvencionadas.

La mayor parte de las industrias del sector han aprovechado el inicio de este año con motivo de la renovación de los contratos con los ganaderos para ajustar a la baja, tanto las cantidades de entrega como, sobre todo, de los precios. Estos recortes no han sido uniformes y los mismos han respondido a las previsiones de ventas de cada una de las empresas, oscilando entre uno y los tres céntimos de euro por litro.

Los precios medios desde el inicio de campaña han pasado de 0,39 a 0,32 euros litro, aunque en Galicia se hallan más a la baja con cifras de hasta 0,28 euros litro, lo que suponen la ruina para las explotaciones.

Descuentos que llegan al hipermercado

Los precios más elevados en origen, al margen de las cooperativas, corresponden, entre otras industrias a Senoble España, vendida en los últimos días a la multinacional norteamericana Schreiber y Danone, por encima de los 0,33 euros litro. En la parte media se hallan otras como Pascual, Entrepinares y Lactalis con 0,31 euros y en la parte más baja, Celta o Río con menos de 0,30 euros.

Esta bajada de los precios en origen de la materia prima se ha trasladado a los precios de venta en la gran distribución con una abundancia de marcas de fabricante y de marca propia de entre 0,50 y 0,60 euros litro, con ofertas hasta por debajo de los 0,40 euros.

España, con una demanda de leche y productos derivados de más de nueve millones de toneladas, dispone esta campaña de una cuota de 6,5 millones de toneladas, diferencia que se cubre históricamente con importaciones más baratas de leche y quesos, según denuncian los ganaderos, con dumping, que hunden los precios en el mercado interior. En esta campaña, la producción de leche mantiene un incremento medio superior al 6%, lo que se teme pueda provocar, por primera vez desde la aplicación de las cuotas, el pago de una penalización de 0,27 euros por kilo de rebasamiento.

Desde el sector de la producción, para el responsable de ganadero de Uniones Agrarias, Román Santalla, la presión a la baja de las industrias es una medida para frenar la oferta y a la vez un pulso a la Administración agraria ante su decisión de aplicar una nueva normativa por la que se contempla la exigencia de firmar contratos de carácter anual con precios desde el uno de enero y no desde abril. Igualmente entiende que en la caída de los precios en origen desempeñan un papel clave los grandes grupos de distribución.

Desde la industria se rechaza exista ningún pulso a Agricultura, aunque se estima que un año de contrato puede suponer una atadura muy importante ante las estrategias cambiantes de la distribución.