El pequeño inversor huye de la deuda pública por la caída de la rentabilidad

Los títulos en manos de extranjeros registran en julio un máximo histórico

Los particulares se muestran remisos a comprar títulos de deuda soberana española por la caída de la rentabilidad que ofrecen. Los mercados financieros han relajado su presión sobre los títulos públicos. El bono español a 10 años cotizó a finales de agosto al 2,1%, un nuevo mínimo histórico. Las letras a tres meses llegaron a registrar tipos negativos en el mercado secundario durante la semana pasada. Esta situación convierte la deuda pública española en poco golosa para los pequeños inversores.

Los particulares acumulaban 4.242 millones de euros en julio, la menor cantidad en manos de personas físicas desde 2010, según el Boletín mensual sobre los mercados de deuda del Estado que elabora el Tesoro Público. La deuda pública en manos de particulares acumula un descenso del 10,5% en lo que va de año y ya solo representa el 0,60% del total, según los datos del Tesoro.

Por su parte, la deuda soberana en manos de inversores extranjeros alcanzó en julio un nuevo récord histórico. Los inversores no residentes acumulan 320.887 millones de euros, el nivel más alto en la serie histórica del Tesoro Público que arranca en 2001.

La cartera de los inversores foráneos en bonos y letras españoles superó por algo más de 5.000 millones el anterior máximo registrado el pasado junio.

La cartera de los inversores no residentes en deuda pública fue en julio un 28% más elevada que el dinero que habían invertido en títulos del Tesoro hace un año cuando ostentaban 250.162 millones de euros.

El peso de los inversores extranjeros sobre la totalidad de títulos emitidos por el Tesoro Público supone ya el 45,04% del total de los 712.375 millones de euros de letras y bonos emitidos por el Tesoro. En términos relativos, está lejos aún de los niveles del 55% que alcanzaron en 2010, cuando el volumen total de deuda emitida era mucho mayor.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Los bancos, por su parte, redujeron las tenencias de deuda registrada en unos 9.000 millones en julio, con lo que el total cae a 202.412 millones, la cifra más baja desde el final del año pasado.

En la cartera de deuda a vencimiento, para la que solo hay datos de junio, las tendencias se repiten con un mes de retraso. En junio, la deuda en manos de extranjeros marcó otro récord de 296.769 millones y la de las personas físicas bajó a su mínimo desde 2010.

Sobre la firma

Jesús Sérvulo González

Redactor jefe de Economía y Negocios en EL PAÍS. Estudió Económicas y trabajó cinco años como auditor. Ha cubierto la crisis financiera, contado las consecuencias del pinchazo de la burbuja inmobiliaria, el rescate a España y las reformas de las políticas públicas de la última década. Ha cursado el programa de desarrollo directivo (PDD) del IESE.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS