Crisis económica

Los mercados castigan a los bonos periféricos y se refugian en el alemán

Los intereses de la deuda germana a largo plazo se sitúan en su mínimo histórico

El temor ha vuelto a hacer acto de presencia en los mercados europeos y ha empujado al dinero a refugiarse en los cuarteles de invierno. Esto se tradujo este miércoles en un castigo de los inversores a los bonos de países como España, Italia, Portugal y Grecia, que incrementaron la rentabilidad que les exigen parar prestarles dinero, mientras que llevó a los títulos alemanes, la inversión refugio por excelencia, a pagar en el mercado secundario el interés más bajo desde que hay registros. El agravamiento del conflicto en Ucrania, la recaída en recesión de Italia y el mal dato de los pedidos industriales de Alemania, la gran locomotora de la economía europea, se combinaron para dejar en pérdidas a todas las grandes Bolsas europeas. El cóctel se completa con la intervención del banco portugués Espírito Santo, que también perjudicó a los bancos cotizados.

Los bonos alemanes a 10 años se colocaban en el mercado secundario, el que intercambia entre inversores los títulos de deuda ya emitidos, con un interés del 1,1%, el más bajo hasta ahora, según los registros de Bloomberg, que se remontan a 1990. Mientras, esos mismos títulos de deuda pública de Italia tenían que pagar el 2,8%, los españoles el 2,57% y los de Portugal el 3,77%. Así, el diferencial de rentabilidad entre los bonos del sur de la zona euro y los alemanes, es decir, la prima de riesgo, creció en todos ellos: la española se situó en 148 puntos básicos (o 1,48 puntos porcentuales), 10 puntos más y el nivel más alto desde mediados de julio; y la italiana en 170, con un aumento de 12 respecto al martes. Por su parte, la de Grecia se incrementó en 15, hasta los 543, y la de Portugal escaló hasta 268 puntos básicos, 15 puntos por encima de la jornada del martes.

Más información
Las bolsas europeas retroceden tras la caída del BES y el impago argentino
La tensión en Crimea hunde la Bolsa de Moscú y causas fuertes caídas en Europa
La Bolsa se deja un 1,98% arrastrada por las dudas sobre el Banco Espírito Santo

El rescate del Banco Espírito Santo (BES) ha penalizado de forma notables los valores portugueses. La Bolsa de Lisboa cerró con una caída del 14,9% y todos sus valores en rojo. Los bancos fueron los más castigados, pero tampoco se libró la operadora Portugal Telecom, propiedad en un 10% de Novo Banco, el extinto BES. “Los recelos de los inversores están ahí, por eso cayeron los mercados, porque hubo acontecimientos relevantes en Portugal, a nivel del BES y a nivel del comportamiento administrativo de PT, que son inexplicables para cualquier inversor”, dijo el ministro portugués de Economía, informa Javier Martín. “Los inversores, después de ver en los dos últimos meses la evolución del caso BES y las actitudes, a nivel de gestión, de PT, reaccionan negativamente”, remachó, en referencia a la inversión que PT hizo en deuda del BES y cuyas pérdidas ahora le perjudican en la fusión Oi.

Pero también el resto de plazas de referencia en Europa bajaron. Aunque están influidas también por la recogida de beneficios de los inversores en este punto del año, que intensifican las órdenes de venta y presionan a la baja los precios de las acciones, el conflicto de Ucrania fue uno de los principales factores. “La exposición que tienen muchos grupos industriales a Rusia y el efecto de las sanciones ha tenido mucho calado, además de que el crecimiento económico en la zona euro va a ser peor de lo esperado, especialmente en Alemania”, explica Juan Luis García Alejo, director de Análisis y Gestión de Inversis.

La prima de riesgo española se situó en 148 puntos básicos, el nivel más alto desde mediados de julio

Tras la de Lisboa, la bolsa europea que sufrió la principal caída fue la de Milán, con una bajada del 2,70%, el mismo día en que la oficina estadística del país comunicó que la economía volvía estar en recesión, como había estado en los dos últimos años, con la única excepción de los últimos tres meses de 2013. Y los pedidos industriales alemanes bajaron un 3,2% en junio, su mayor caída mensual desde septiembre del 2011.

En este contexto, el madrileño Íbex 35 completó su quinta jornada consecutiva en números rojos, con un descenso del 1,4%, lo que devuelve al índice a un nivel de abril. Solo Dia (con una subida del 1,29%), IAG (0,92%) y Telefónica (0,13%) evitaron las pérdidas. También Fráncfort se dejó un 0,65% al finalizar la sesión, y la de París un 0,61%, si bien a media jornada los descensos eran superiores al 1%.

Lisboa cae un 15% afectada por el BES y Milán se deja un 2,70% en la sesión

La desconfianza inversora también se expresó en los mercados de divisas. El euro bajó hasta los 1,333 dólares y tocó su nivel mínimo en nueve meses, un día antes de que se reúna el Banco Central Europeo (BCE) para decidir la política monetaria. El grueso de los analistas confía en que el organismo mantenga los tipos de interés en el mínimo histórico del 0,15% que anime la actividad y el consumo en un contexto de baja inflación en Europa y una frágil recuperación económica.

Sobre la firma

Amanda Mars

Periodista. Corresponsal jefa de EL PAÍS en EE UU hasta abril de 2022. Comenzó su carrera en 2001 en Europa Press, pasó por La Gaceta de los Negocios y en 2006 se incorporó a EL PAÍS, donde fue subjefa de Economía y corresponsal en Nueva York. Ha cubierto dos elecciones presidenciales, unas legislativas, dos impeachment y un asalto al Capitolio.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS