Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La expansión de la clase media dispara el turismo latinoamericano

Brasil, Argentina y Colombia, entre los países del mundo que más viajan y gastan en el exterior

Aficionados colombianos que viajaron al Mundial de Brasil.
Aficionados colombianos que viajaron al Mundial de Brasil. EFE

Las selecciones de los países latinoamericanos juegan como en casa en el Mundial. No solo los brasileños. También los argentinos, que el pasado miércoles llegaron en masa, unos 100.000, a Porto Alegre; los mexicanos, costarricenses, colombianos, ecuatorianos, chilenos, uruguayos… No es solo cuestión de cercanía geográfica. Los latinoamericanos están viajando cada vez más a partir de la expansión de la clase media que ha logrado la región en lo que va de siglo. Entre los 50 países con turistas que más gastan en el exterior, Brasil, Argentina y Colombia pertenecen al grupo cuyas erogaciones han aumentado más del 10% anual en 2011, 2012 o 2013, junto con otros emergentes como China, Rusia, India, países del Golfo Pérsico, el sudeste asiático y algunos europeos como Noruega o Francia.

En el último Mundial que se había organizado en Latinoamérica, el de México en 1986, no se vieron tantos hinchas de otros países de la región en los estadios. Aquellos eran tiempos posteriores a la crisis de la deuda externa latinoamericana de 1982. En cambio, en la década pasada, más de 50 millones de latinoamericanos pasaron a integrarse en la clase media, lo que supuso un aumento del 50% respecto al nivel anterior, según el Banco Mundial. El segmento medio ahora representa un tercio de la sociedad. La mejoría fue posible por el crecimiento económico y la redistribución del ingreso, dos fenómenos que están perdiendo fuerza en los últimos años.

Brasil se convirtió en 2013 en el décimo país del mundo por gasto de sus viajeros en el exterior

Sin embargo, los gastos de turistas latinoamericanos en el extranjero no dejan de crecer en general. Brasil se convirtió en 2013 en el décimo país del mundo por gasto de sus viajeros en el exterior, según la Organización Mundial de Turismo (OMT). El año pasado los brasileños gastaron fuera 25.100 millones de dólares, más que los 16.300 millones de los turistas de España, que ocupa el puesto 20°. No es casualidad que en las calles de Buenos Aires ya no abunden como hasta hace siete años los viajeros españoles, sino que sea más probable ver a los brasileños haciendo compras. En 2011, el gasto de turistas de Brasil en el extranjero creció 29,5%, en 2012 el 4,6% y en 2013 el 12,9%.

En la misma clasificación, México está 29° en el mundo, con 9.100 millones de gasto, un 7,2% más que en 2012. En los dos años anteriores también habían crecido sus egresos un 8% y un 7,9%. Argentina, que figura en el puesto 39°, había registrado un aumento del 13,6% en 2011, pero con los controles cambiarios en 2012 el alza fue del 6,5% en 2012 y el año pasado se registró una caída del 2,9%, hasta 5.700 millones. La subida ha sido particularmente acelerada en Colombia, que elevó el gasto en 2011 un 22,8%, en 2012 un 17,1% y en 2013 un 13,9%, hasta llegar a los 3.000 millones y al puesto 50°. “Le siguen los mercados de Venezuela, Perú y Chile que, aún con números más modestos, están observando un rápido crecimiento en los últimos años”, dice la OMT.

Entre los 50 países con turistas que más gastan en el exterior, Brasil, Argentina y Colombia pertenecen al grupo cuyas erogaciones han aumentado más del 10% anual

El organismo destaca que China, Rusia, Brasil y muchos otros países emergentes han incrementado su participación en el gasto total de los turistas en el mundo en los últimos diez años, es decir, a la par del ciclo de altos precios de las materias primas. La OMT atribuye el “rápido” incremento de las erogaciones en viajes al “ingreso en el mercado del turismo de una creciente clase media de estos países, que seguramente continuará modificando el mapa” de los viajes en el mundo. El secretario general de la OMT, el jordano Taleb Rifai, adjudica el auge del turismo en América al crecimiento de la clase media, el mayor apoyo político al sector, la agilización de los trámites de visado, la inversión privada y la modernización de infraestructuras. Es que el 74% de las visitas en el continente proviene de otros países de la misma región. México ocupa el puesto 15° en la clasificación mundial por llegada de viajeros, con 23,7 millones en 2013. Brasil está 45°, con 5,7 millones; Argentina, 46°, con 5,6 millones y República Dominicana, 49°, con 4,7 millones.

Pero la clase media aún debe crecer más en Latinoamérica. Su número es similar al de la cantidad de pobres, según el Banco Mundial. Además existe un 38% de lo que este organismo llama clase vulnerable, integrada por la mayoría de los 50 millones de latinoamericanos que dejaron de ser pobres en los últimos años pero que aún enfrentan riesgos. “Hay gente que dejó la pobreza extrema y aún es vulnerable”, opina Mario Pezzini, experto de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). “Cuando se jubila o tiene un problema un familiar, cae otra vez. Hay quien tiene a sus hijos en la escuela y quiere que consigan un trabajo de calidad, pero no lo encontrarán. No solo por la falta de capacitación sino por la falta de demanda industrial de ese tipo de empleos de calidad”, advierte Pezzini.