Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
RECUPERACIÓN ECONÓMICA

La economía crece en el primer trimestre al mayor ritmo desde el inicio de la crisis

La recuperación se afianza con un avance del PIB del 0,4%, el mejor dato desde 2008

El consumo y la inversión empresarial impulsan el crecimiento, según el Banco de España

Se trata del tercer trimestre consecutivo de crecimiento y el primero en comparación interanual

Comercio en rebajas en la Puerta del Sol de Madrid. El repunte del consumo está tirando de la recuperación.
Comercio en rebajas en la Puerta del Sol de Madrid. El repunte del consumo está tirando de la recuperación. EFE

La economía española afianza el paso a la salida de la peor crisis en medio siglo. La primera estimación del Banco de España sobre cómo ha comenzado 2014 apunta al mayor avance trimestral del producto interior bruto (PIB) en los últimos seis años, que el supervisor del sector financiero sitúa en el 0,4%. “Entre enero y marzo de 2014 se habría prolongado la mejoría de la economía española que se observa desde la mitad del año pasado”, comentan los expertos del banco central en su último boletín económico.

Con tres trimestres consecutivos de avances en el PIB, la comparación anual escapa por fin de los números rojos: el producto interior bruto crece el 0,5% respecto al inicio de 2013, un balance positivo que la economía española no cosechaba desde 2010, cuando se anticipaba una recuperación luego frustrada por la segunda recesión en un lustro.

“El fortalecimiento de la actividad se ha producido en un contexto de alivio de las tensiones financieras y de consolidación gradual de la mejoría del mercado laboral”, argumenta el Banco de España. Aquí empiezan los claroscuros. Porque, como señala el supervisor, “el tono más holgado de los mercados financieros no se trasladó a los tipos de interés de los créditos” a empresas y familias.

El Banco de España considera "remota" en su boletín de abril la posibilidad de deflación

El organismo que dirige Luis María Linde cree que la mejora del trabajo, más precario —“aumenta a un ritmo superior en la contratación temporal y a tiempo parcial”— no es aún suficiente para superar los niveles de empleo del arranque de 2013, un aval indispensable a la recuperación en una economía que perdió tres millones de puestos de trabajo en la crisis. “Todavía se registró una destrucción neta, que se estima del 0,3%”. Es el cálculo de empleos a tiempo completo, por lo que la cuenta puede arrojar pequeñas diferencias con la que reflejará la encuesta de población activa (EPA) la próxima semana.

Al crecimiento del primer trimestre contribuyeron en igual medida la demanda nacional y el sector exterior, una circunstancia poco habitual en los últimos años. La predicción del Banco de España debe pasar aún el refrendo del Instituto Nacional de Estadística, que tardará un mes —habrá un avance en una semana— en publicar su estimación definitiva. Al cierre de 2013, la cifra final del INE (0,2%) fue inferior a la del Banco de España (0,3%), pero las diferencias no suelen ir más allá de una décima. Y ese 0,2% marca el máximo de avance trimestral en la crisis.

Parte del crecimiento anticipado por el Banco de España se debe a que prevé una cierta recuperación del gasto público corriente, que se desplomó en los últimos meses de 2014. Además, apunta a un nuevo crecimiento del consumo privado, aunque, admite, el pronóstico debe más a los indicadores cualitativos (encuestas a consumidores y comerciantes) que a los primeros datos de actividad real de 2014.

La otra incógnita que deberá despejar el INE se refiere al comportamiento del sector exterior. Si las cifras de Aduanas revelan un aumento trimestral más acusado en las importaciones de mercancías que en las ventas al exterior (lo que se traduciría en menos crecimiento del PIB), el Banco de España ofrece el diagnóstico opuesto: sostiene que las importaciones de bienes y servicios retroceden. Y que la aportación positiva al PIB se debe a que caen a mayor ritmo que las exportaciones.

Lo que sí apuntala el arranque del año es el vaticinio preponderante entre organismos oficiales y analistas privados, que anticipan un crecimiento del PIB en el conjunto de 2014 entre el 1% y el 1,5% anual.

Más información