Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La deuda pública autonómica supera el 20% del PIB al cierre de 2013

Murcia, Castilla-La Mancha y Baleares fueron las comunidades en las que más aumentó la deuda

El Banco de España confirma que la deuda pública española alcanza ya el 94% del PIB

Reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF).
Reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF). EL PAÍS

El Banco de España ha confirmado este viernes que la deuda pública española llegó al 94% del PIB a finales de 2013, con lo que se acerca a marchas forzadas a los registros de la zona euro, que según el pronóstico de la Comisión Europea, alcanzaba el 95% del PIB al cierre del año pasado. En 2007, antes del inicio de la crisis, la deuda española (36%) no llegaba a la mitad de la que registraba la eurozona. El dato publicado este viernes (960.640 millones de euros) es algo inferior al adelantado hace un mes, pero también lo es la estimación final del PIB (1,023 billones). El detalle de la estadística también revela el peso creciente de la deuda autonómica en las cuentas españolas.

Por primera vez, el endeudamiento conjunto de las 17 comunidades autónomas (206.797 millones) equivale a más del 20% del PIB español. Si antes de que arrancara la crisis, con especial incidencia en la recaudación autonómica por estar  más vinculada a los ingresos extraordinarios de la burbuja inmobiliaria, la deuda autonómica pesaba un 15% en el conjunto del endeudamiento de las Administraciones españolas, a finales de 2013 suponía ya el 21,5% del total.

En el aumento del endeudamiento de las comunidades se incluyen las operaciones financieras realizadas por la Administración central para respaldar a los gobiernos autonómicos a los que los mercados han penalizado en mayor medida, dejándolos sin acceso a crédito. La Administración central se han endeudado en casi 61.500 millones más para dotar de recursos sus dos principales líneas de apoyo a la financiación territorial, el fondo de liquidez autonómica (39.063 millones) y el plan de pago a proveedores (22.418 millones para las comunidades).

Las comunidades en las que más aumentó el endeudamiento corresponden en buena parte con las autonomías con déficit público más abultado en 2013, aunque el cierre oficial de las cuentas autonómicas aún no se conoce. Murcia, Castilla-La Mancha y Baleares fueron las comunidades en las que la deuda en proporción al PIB subió mas (por encima de los tres puntos porcentuales), mientras Comunidad Valenciana (33% del PIB), Castilla-La Mancha (31,6%) y Cataluña (30%) siguen siendo las más endeudadas. 

Si el endeudamiento de las comunidades creció del 18% al 20% en el último año, el del conjunto de las Administraciones españolas avanzó del 86% al 94% del PIB. Es un incremento notable, aunque mucho menos acusado que en 2012, cuando el rescate europeo a la banca contribuyó a una aceleración del endeudamiento conjunto, del 70% al 86% del PIB. Además del repunte autonómico, la subida de la deuda pública española en 2013 refleja sobre todo un nuevo incremento de la deuda de la Administración central y, en menor medida, la disminución del fondo de reserva de la Seguridad Social, invertido en su inmensa mayoría en deuda pública española.

Tras destacar esta ralentización en el incremento de la deuda, fuentes de Economía precisaron que el aumento se debió sobre todo a la financiación del déficit público (en torno al 6,5% del PIB), a las emisiones del fondo de amortización de la deuda eléctrica (otros 9.000 millones) y del fondo de liquidez autonómico, y al impacto del último tramo del rescate a la banca (1.865 millones en enero de 2013).

El Gobierno cree que la deuda pública española alcanzará el 100% del PIB en 2015. En los últimos años de crisis, el pronóstico siempre se ha visto rebasado por la realidad de una deuda que crece a mayor velocidad. Para el año pasado, el Ejecutivo de Rajoy anticipaba un 90,5% de deuda, aunque luego rectificó sobre la marcha y dejó la predicción en el 94,2%, muy cerca del dato real. Economía destacó además que la gestión del Tesoro, aprovechando las mejores condiciones financieras del mercado, "ha permitido un ahorro de unos 8.500 millones en intereses de la deuda" respecto a lo presupuestado.