Sacyr sufre pérdidas de 496 millones tras provisiones por Panamá y Vallehermoso

El grupo sanea también activos fiscales por 246 millones El resultado sin extraordinarios sería un beneficio de 103 millones

Sacyr cerró 2013 con una pérdidas de 495,9 millones tras realizar saneamientos extraordinarios de su balance tanto por razones fiscales como por los problemas en el Canal de Panamá y la pérdida de valor de Vallehermoso. La compañía destaca que esas provisiones no tienen efecto directo en el flujo de caja y que suponen una "estrategia de máxima prudencia contable y transparencia". El grupo constructor que preside Manuel Manrique señala que "sin tener en cuenta estos impactos, el resultado neto del grupo en 2013 hubiera sido de 103 millones de euros positivos con un resultado bruto de explotación de 585 millones de euros".

El grupo ha realizado un presupuesto más conservador en relación con el Canal de Panamá tras los problemas que llevaron a la paralización de la obra. Pese al acuerdo para desbloquear el conflicto, "conforme a las normas contables aplicables y siguiendo el criterio de los expertos internacionales y los auditores, se han registrado unas pérdidas contables de 127 millones de euros después de impuestos", tras un apunte de unos 180 millones antes de impuestos. La empresa explica que no se ha tenido en cuenta el retorno positivo que se obtendrá en las resoluciones de los arbitrajes futuros, "ya que se ha sido muy cauteloso en la estimación del éxito que se obtendrá en dichos arbitrajes". Hasta el año pasado, la empresa se había ido apuntando como ingresos todos los sobrecostes que reclamaba.

Por su parte, la clasificación de Vallehermoso como activo mantenido para la venta ha tenido el efecto positivo de la desconsolidación de la deuda asociada pero también la reducción contable del valor de los activos, ya que se ha ajustado al de la deuda, lo que supone una provisión de 168 millones de euros después de impuestos. El valor de la participación en la filial inmobiliaria, pues, se ha puesto a cero.

Además, "siguiendo una prudencia contable", se ha saneado parte del escudo fiscal por un importe de 246 millones de euros. Por último, la reforma legislativa en el área de energías renovables afecta en 58 millones de euros negativos, con lo que se cubre el 100% del deterioro de los activos por dicha reforma.

La mejor noticia para Sacyr viene por el lado de la deuda. La deuda del grupo se ha reducido un 23% (2.000 millones de euros) desde los 8.643,5 millones de euros de diciembre de 2012 a los 6.642 millones de 2013, tras las últimas ventas de activos maduros patrimoniales, concesiones de infraestructuras e inmobiliarios, así como por la clasificación de los activos de Vallehermoso como dispuestos para la venta. Las desinversiones realizadas se han efectuado por encima de la valoración contable.

La cifra de negocios de 2013 alcanzó los 3.065 millones de euros, inferior a 2012 debido, principalmente, a la desaceleración en las actividades de construcción en España y Portugal, los cambios en el perímetro de consolidación en la actividad de concesiones de infraestructuras y a la menor superficie alquilable de Testa tras la venta de un inmueble en Miami (Estados Unidos) y otro en París (Francia).

La facturación en el exterior representa el 53% del total frente al 43% de hace un año. La empresa destaca la entrada en cinco nuevos mercados durante el año: Reino Unido, Perú, Qatar, India y Mozambique; así como los nuevos contratos conseguidos en Brasil, Chile, Colombia, Angola y Cabo Verde. La actividad internacional también supone el 53% de la cartera de pedidos y actividad, el 81% en el área de construcción.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50