Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Repsol y el Gobierno de Argentina firman el acuerdo de YPF

Dos directivos de la petrolera española cierran en Buenos Aires dos años de litigios con el Ejecutivo de Cristina Fernández

No hubo champán ni grandes celebraciones. Esta vez no se oyeron por las calles de Buenos Aires las voces de miles de jóvenes militantes oficialistas, como ocurrió en el día de la expropiación. Pero el jueves por la tarde Repsol y el Gobierno de Argentina concluyeron un largo camino de desencuentros. Ambos firmaron el documento, por el que el Ejecutivo de Cristina Fernández se compromete a pagar a Repsol 5.000 millones de dólares en bonos como compensación por la expropiación del 51% de las acciones de YPF, decretada en abril de 2012. Y Repsol asume la retirada de todas las denuncias interpuestas contra el Gobierno. Los directivos de la compañía encargados de plasmar su rúbrica en el documento fueron Nemesio Fernández-Cuesta, director general y mano derecha del presidente Antonio Brufau, y Luis Suárez de Lezo, uno de los 16 consejeros de la compañía y jefe del equipo jurídico.

A la cita, en el ministerio de Hacienda, no acudió Brufau. La intención de la empresa era cerrar el capítulo de la expropiación como un mero trámite administrativo en el que el acreedor acude a cobrar su deuda. Los directivos huyeron de la pompa de los grandes acuerdos y tenían previsto abandonar el país nada más firmar el acuerdo.

A partir de ahora, la Junta de Accionistas de Repsol deberá de refrendar el acuerdo. Y a su vez, el Congreso argentino, controlado por la mayoría oficialista, deberá pronunciarse también sobre el pacto.

La prensa más crítica con el Gobierno argentino ha recalcado el hecho de que, si se tiene en cuenta los intereses ligados a los bonos que Argentina deberá pagar en los próximos años, el monto total superará los 8.000 millones de dólares. Pero el ministro de Economía, Axel Kicillof, gran impulsor de la expropiación, indicó que eso era buscarle “pelos al huevo”.

“Sería una ridiculez pagar en cuotas lo mismo que al contado”, indicó Kicillof. Obviamente que hay que pagar con un interés al ser en cuotas, sino sería una estafa al otro. Pero ese interés es muy bueno, es muy menor que lo que ustedes pagan cuando van a comprar algún electrodoméstico”. (…) “Nosotros hablamos con Repsol y se le paga en cuotas hasta 2033, que por supuesto no es lo que deseaba Repsol”, explicó durante una entrevista en Radio Continental, emisora perteneciente al grupo Prisa, editor de este diario.

Efectivamente, lo que hubiese deseado Repsol es cobrar los 5.000 millones de dólares en efectivo. Como eso no pudo ser, la empresa consiguió amarrar el acuerdo con todo tipo de garantías jurídicas y financieras. Probablemente 5.000 millones de dólares -aunque sea en bonos- no es la cifra que al Gobierno le hubiese gustado desembolsar. De hecho, a lo largo de 22 meses, hubo hasta cuatro intentos fracasados de alcanzar un acuerdo. Y en casi todos ellos, el Gobierno argentino intentó pagarle a Repsol con participaciones minoritarias en empresas que explotarían el yacimiento de Vaca Muerta. Pero Repsol evitó entrar en nuevas alianzas empresariales con el Gobierno.

Puede que no haya un claro perdedor ni ganador en el pacto. Pero las dos partes salen razonablemente satisfechas. La pregunta a la que aún no termina de contestar el Gobierno es: ¿Por qué no pagó esta compensación en el momento de expropiar?

 

Más información