Las pruebas de resistencia a la banca europea planean sobre Davos

El presidente del BCE, Mario Dragh, asegura que se le dará transparencia y claridad al sector financiero de la eurozona

El presidente del BCE, Mario Dragh, en el Foro Ecónomico Mundial
El presidente del BCE, Mario Dragh, en el Foro Ecónomico Mundial Bloomberg

Las turbulencias de los mercados emergentes suman un nuevo motivo de preocupación para la banca europea. Las entidades financieras deben someterse a las pruebas de resistencia que llevará a cabo el Banco Central Europeo (BCE) y cuyos criterios aún se desconocen. “No inventaremos nada nuevo, seguiremos los mismos criterios que marque la Autoridad Bancaria Europea (EBA)”, aseguraba este viernes el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, en el Foro Económico Mundial de Davos. “Daremos transparencia y claridad a la situación del sector financiero de la eurozona. Ahora, los bancos europeos se dividen en dos, los del centro, que trasladan en su totalidad las decisiones de política monetaria, y los de la periferia, que no. Eso acabará con estas pruebas”, subrayaba el máximo responsable de BCE.

La tensión en torno a las pruebas de resistencia a las entidades bancarias ha estado muy presente a lo largo de estos días y los banqueros italianos se han mostrado especialmente activos en reuniones y declaraciones al respecto.

También el expresidente del Bundesbank y actual responsable de UBS, Axel Weber, aseguraba que “habrá bancos que no pasarán las pruebas” y que eso será, precisamente, lo que las hará creíbles. El gobernador del Banco de Italia, Ignazio Visco, auguraba que las pruebas darán lugar a fusiones de entidades entre aquellas que requieran capital adicional. De ahí que Mario Draghi lanzará un mensaje de calma y asegurara que la situación del sector hoy “no es ni de lejos como la del año 2011”.

Más información
El grueso de la cartera de deuda no penalizará en las pruebas a la banca
Prudencia del BCE
“Aún no se ha superado la crisis, pero hay señales alentadoras”
Draghi vapulea los avances sobre la unión bancaria

Esta vez el Bundesbank parece estar en sintonía con Draghi. “Estoy tranquilo. Creo que las pruebas servirán para aportar transparencia y despejar dudas. Es cierto que puede haber cierta inestabilidad de aquí a que se presenten los resultados, en noviembre, pero nada que pueda desestabilizar y arrastrar a todo el sector”, aseguraba su presidente Jens Weidman, en una de las cafeterías del centro de congresos de la reunión en el enclave suizo. “Seguramente habrá entidades que necesiten aumentar capital y que deban adoptar medidas, pero estoy convencido de que será algo manejable”, aseguraba el responsable bancario mientras apuraba un café.

Lo cierto es que los banqueros centrales han perdido el brillo del que gozaron el año pasado en Davos. El gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, caminaba por el centro de congresos sin que nadie interrumpiera su paso y la discusión sobre el futuro de la política monetaria apenas ha provocado debate.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

“Afortunadamente, este año los focos no siguen a los banqueros, hemos perdido protagonismo. Y yo me siento mucho más cómodo así”, aseguraba un antiguo banquero central. Todos, menos uno.

Sobre la firma

Alicia González

Corresponsal de Economía Internacional de EL PAÍS. Especialista en relaciones internacionales, geopolítica y economía, ha cubierto reuniones del FMI, de la OMC o el Foro de Davos. Ha trabajado en Gaceta de los Negocios, en comunicación del Ministerio de Economía (donde participó en la introducción del euro), Cinco Días, CNN+ y Cuatro.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS