Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La japonesa Suntory compra el bourbon Jim Beam, propietario de Larios y DYC

La operación se ha cerrado por 11.700 millones e incluye una prima del 25% sobre la acción

El centro para visitantes de Jim Bean, en Kentucky.
El centro para visitantes de Jim Bean, en Kentucky. AP

Jim Beam, propietario de las españolas DYC y Larios, cambian de patrón. La japonesa Suntory Benerage & Food se hace ahora con las populares marcas de bourbon y de ginebra tras ofrecer 16.000 millones de dólares (11.700 millones de euros), desembolso que incluye 4.300 millones en deuda (3.150 millones de euros). El precio representa una prima del 25% para los propietarios de Beam, que vieron como sus acciones subieron en la misma proporción tras el anuncio.

Suntory paga 83.5 dólares por cada acción de la sociedad matriz, que también es dueña del bourbon Maker´s Mark, del tequila Sauza Tequila, del vodka Pinnacle o del cognac Courvoisier. Las ventas de la multinacional estadounidense rondan los 2.500 millones de dólares anuales. Beam, con sede en los suburbios de Chicago, es una de la integrantes del índice S&P 500.

La cantidad que ofrece la japonesa multiplica por 20 el beneficio que tuvo Beam durante los últimos 12 meses. La operación de compra se espera esté cerrada para la segunda mitad del este año. Suntory, por su parte, refuerza así su presencia en el mercado de bebidas alcohólicas. La compañía combinada se calcula tendrá ventas por valor de 4.300 millones anuales.

Nobutada Saji, presidente ejecutivo de la sociedad nipona, destaca la robusta red de distribución global de Beam como activo para hacer crecer más su compañía a escala global. Matt Shattock, presidente ejecutivo de la estadounidense, señala que juntas serán el tercer productor mundial en la categoría de destilados a la vez que se mantendrá la tradición de las marcas.

Suntory se hizo famosa en Europa en 2009, cuando compró el tercer grupo europeo de bebidas refrescante Orangina Schweppes por 2.600 millones de dólares (1.970 millones de euros). También aumentó su popularidad por su aparición en la película de Sofia Coppola Lost in Translation. Esta era la marca que contrataba al personaje de Bill Murray para hacer un anuncio en Tokio.