Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Programadores de última generación

Ironhack lanza cursos intensivos de ocho semanas para informáticos

Ariel Quiñones y Gonzalo Manrique, fundadores de la escuela.
Ariel Quiñones y Gonzalo Manrique, fundadores de la escuela.

Dos estudiantes y un MBA en la prestigiosa Wharton School de Estados Unidos. Ese fue el germen de Ironhack, una empresa que han puesto en marcha el español Gonzalo Manrique, ingeniero de Caminos, y el puertorriqueño Ariel Quiñones, que cursó Políticas y Economía en Harvard. Se conocieron durante el máster y abandonaron su trabajo en construcción y banca de inversión para decidirse a emprender. Ambos aseguran que este espíritu no les ha surgido de pronto, sino que lo vieron en casa desde pequeños. Los padres de Quiñones son los creadores de una universidad que actualmente cuenta con 10.000 alumnos y el progenitor de Manrique es el presidente de Sacyr.

A la vista de la increíble desconexión que veían entre la enseñanza universitaria y el mundo laboral, se les ocurrió la idea de poner en marcha una escuela dirigida a programadores informáticos, pero especializada en los últimos lenguajes de programación y metodologías de trabajo más modernas que usan los equipos de programación de las empresas (Ruby in Rails, Django, PHP, TDD, Agile-scrum, etcétera). Para ello hablaron con medio centenar de start-ups radicadas en distintos países a fin de que les dijeran sus necesidades “porque los ingenieros llegan a su puesto de trabajo sin saber hacer nada. Reciben una enseñanza muy poco práctica”, afirma Manrique. “Hay carreras y campos que no están cubiertos en la actualidad, sobre todo en cuestiones tecnológicas, como la programación web, redes sociales y e-commerce”, abunda Quiñones.

Perfil y proyectos

Gonzalo Manrique es ingeniero de Caminos, Canales y Puertos y trabajó en Sacyr antes de lanzar Ironhack junto a su socio, Ariel Quiñones, un puertoriqueño que estudió en Harvard y se curtió trabajando en Wall Street.

Ironhack prevé que en 2014 sus alumnos lleguen a 200. Para entonces se plantea llegar a América Latina. Brasil, México, Colombia..., “donde hay muchos emprendedores a los que interesa la formación que ofrecemos”, dice Ariel.

Y eso es lo que ofrece Ironhack. Sus cursos son intensivos, con una duración de ocho semanas (320 horas) y tienen un enfoque eminentemente práctico. Sus docentes son hackers profesionales de la industria, que trabajan en tecnológicas punteras o, como ellos, han creado sus propias empresas, señalan los emprendedores. Ariel lo dice sin complejos: “Creemos que podemos hacer más en ocho semanas que en los cuatro años de Universidad”.

Su primer curso intensivo de desarrollo web arrancó la semana pasada “y está completo”, sostiene Gonzalo. Y eso que tiene un precio de 6.900 euros. Un coste que Manrique piensa que “es una inversión, porque creemos que vamos a colocar a todos los alumnos y van a poder recuperar el dinero en tres meses de trabajo”. “No hay apenas paro en el sector TIC. Y en tecnologías punteras, todavía menos”, remacha su socio.

La escuela nace en el madrileño The Hub, con 20 alumnos, plazas para las que han recibido más de un centenar de solicitudes, presumen. “Nuestra filosofía se basa en crear una escuela de élite en tecnología, por eso realizamos un proceso de selección muy estricto”, explica Ariel, que después de emprender en Brasil y en EE UU considera que en España es mucho más barato, “hay muchas ayudas. Como las oficinas gratis que vamos a tener durante seis meses. Estamos intentando conseguir más, pero la burocracia es muy lenta”.

De momento, los emprendedores han puesto en funcionamiento Ironhack con fondos propios, “pero en 2014 queremos levantar capital institucional”, avanza Quiñones, quien asegura que la caja que generen los cursos será reinvertida en la escuela. “Para 2014 estamos ofertando más convocatorias y nuevos cursos de diseño web y de desarrollo de aplicaciones móviles”, indica Manrique, cuyo objetivo está puesto en formar a 200 alumnos el año próximo. Cuando se plantean también impartir clases en América Latina y Portugal.

Ironhack ha llegado a acuerdos con compañías tecnológicas como futuras contratadoras de sus alumnos. Idealista, Job & Talent, Tyba o Rocket Internet, son algunas de ellas. La escuela se plantea ofrecer a sus alumnos (fundamentalmente recién licenciados en informática y telecomunicaciones; informáticos que quieran reconvertirse y aprender los lenguajes de programación de última generación y emprendedores) el acceso al proceso de selección y a las entrevistas de trabajo, además de la formación, dice Quiñones. “Será la segunda fuente de ingresos de Ironhack”.