Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Portugal pasa el examen de la troika y el Gobierno revisa al alza sus previsiones

El país recibirá otros 5.500 millones de euros del préstamo de 78.0000 millones de 2011

Bruselas y el FMI no permitirán ningún respiro en cuanto al déficit y mantienen el tope del 4%

Paulo Portas, viceprimer ministro de Portugal
Paulo Portas, viceprimer ministro de Portugal REUTERS

Los representantes de la troika, que llegaron a Lisboa el pasado 16 de septiembre a fin de negociar con el Gobierno luso nuevos ajustes y inspeccionar el estado de las cuentas públicas, han dado un nuevo aprobado a Portugal. Así, acordaron girar para el país los 5.500 millones de euros correspondientes a la octava y novena franja del préstamo de 78.0000 millones de euros firmados en mayo de 2011 a fin de evitar que Portugal acabara en la bancarrota.

Con todo, hubo divergencias entre el Gobierno luso y los representantes de los acreedores internacionales (FMI y UE) en cuanto al paso al que debe marchar la economía portuguesa. El ejecutivo portugués solicitó a la troika que le “aflojara” la previsión del déficit para el año que viene, prevista para un 4%, para un 4,5%. Para el Gobierno luso, era una manera de aprovechar mejor los incipientes signos de recuperación económica. La troika no ha estado de acuerdo y no ha permitido ningún respiro en cuanto al déficit, exigiendo el 4%, según aseguró hoy en una rueda de prensa el viceprimer ministro, Paulo Portas.

El Ejecutivo mejora las previsiones de crecimiento para el año que viene del 0,6% al 0,8%

Portas, adelantó, de cualquier forma, que estos signos esperanzadores de viraje económico son “tenues pero persistentes”. Tanto que el Gobierno, junto a la troika, han revisado las previsiones de crecimiento para Portugal para el año que viene, subiéndolas de 0,6% a un 0,8%. El paro, que en un principio iba a alcanzar el 18,5%, se quedará en el 17,7%. “Estamos entrando en la fase de recuperación”, aseguró la ministra de Finanzas, Maria Luís Albuquerque.

Algunos medios portugueses alertaron sobre una posible nueva oleada de medidas de austeridad, encadenadas al inminente presupuesto para el año que viene. Portas lo negó. Eso sí: el Gobierno portugués mantiene para el año que viene todos los cortes, ajustes y subidas de impuestos decididos “de forma provisional” para 2013. Así, 2014 será igual de duro que 2013, aunque no más.

Portas desechó la idea de un segundo rescate y recalcó que Portugal está “cada vez más cerca” de terminar con el programa de financiamiento de la troika, que acaba en junio de 2014. “Estamos a tres inspecciones de la troika para terminar y recuperar nuestra soberanía y nuestra independencia completa”, resumió el vice-primer ministro.