_
_
_
_
_
ECUADOR PETRÓLEO

Los grupos ambientalistas de Ecuador miden su fuerza ante el Gobierno

El presidente Rafael Correa anunció hace una semana su decisión de permitir que se explote petróleo en la reserva de Yasuní

Protesta en Quito contra la explotación petrolera del Yasuní.
Protesta en Quito contra la explotación petrolera del Yasuní. Dolores Ochoa (AP)

Las organizaciones sociales dieron este jueves su primer paso contra la decisión del Gobierno de explotar petróleo en el Parque Nacional Yasuní, en la Amazonía. Los activistas presentaron en la Corte Constitucional la pregunta con la que aspiran se convoque a una consulta popular: “¿Está usted de acuerdo en que el Gobierno ecuatoriano mantenga el crudo del ITT, conocido como bloque 43, indefinidamente bajo el subsuelo?”. Esta pregunta ahora debe pasar los filtros de la Corte Constitucional y luego del Consejo Nacional Electoral, que dispondrá la recolección de firmas y luego las validará.

No será un proceso fácil. Eduardo Pichilingue, representante del Centro de Derechos Económicos y Sociales y uno de los mayores defensores del Yasuní (Ishpingo, Tambococha y Tiputini) y sus pueblos nativos, explica que la meta es reunir un millón de firmas, aunque solo necesitan 600.000 (el 5% del padrón). “Nos han recomendado presentar más porque por malos trazos y otras inconsistencias se suelen descartar un 40% de las firmas”, dice.

El presidente Rafael Correa retó el pasado sábado, en un mensaje nacional televisado, a los colectivos sociales a que reúnan los apoyos para convocar a la consulta popular. “De acuerdo, vamos a la consulta, tienen todo el derecho constitucional, pero no sean vagos, si dicen que tienen tanto apoyo recojan las firmas (…) Estamos seguros que el pueblo ecuatoriano creerá en nuestra palabra y venceremos nuevamente”.

Manifestantes contra de la explotación del Yasuní-ITT.
Manifestantes contra de la explotación del Yasuní-ITT.EFE

La pregunta fue aprobada en una asamblea a puerta cerrada que hicieron los representantes de colectivos como Acción Ecológica, la Confederación de Nacionalidad Indígenas del Ecuador (Conaie) y la Comisión Ecuménica de Derechos Humanos, entre otros. También participó el excandidato a la presidencia por la colisión de izquierdas, Alberto Acosta, que fue parte del Gobierno de Correa y uno de los defensores de la iniciativa de mantener el petróleo bajo tierra.

Este grupo contó con el aval del jurista Julio César Trujillo, quien el jueves se apersonó en la Corte Constitucional. Fuera del edificio había un centenar de jóvenes que gritaban consignas en contra de la explotación del Yasuní. Y el apoyo fue mayor en las redes sociales. Bajo el hashtag de #NoToquenElYasuní hubo varios mensajes como este: “Prefiero vivir en un mundo lleno de naturaleza que en un mundo lleno de derivados del petróleo”.

Los jóvenes luego hicieron una marcha hasta el Consejo Nacional Electoral, más tarde se concentraron frente a la sede del Gobierno y fueron sumando más adhesiones conforme avanzaba la noche. No se cansaron de gritar que su plantón “no es pagado, es pueblo organizado”. Los simpatizantes del partido de Gobierno, Alianza País, empezaron a llegar a la plaza donde está asentado el Palacio de Carondelet. Ocuparon la otra esquina de la plaza, donde estaba montado un escenario por el fueron desfilando varios artistas que cantaron música popular y alguna canción de las que usa el Gobierno en cada acto político.

El grupo de correístas fue mermando poco a poco y hacia el final de la noche los defensores del Yasuní eran mayoría, pero estaban cercados por la Fuerza Pública. Cuando intentaron desmarcarse de la vigilancia hubo cargas policiales.

La despedida de quien vendió la iniciativa ITT al mundo

La funcionaria Ivonne Baki se reunió el jueves con varios empresarios y personas de la sociedad civil en el Hotel Marriott de Quito. Quiso agradecerles por el apoyo que recibió durante su gestión de casi tres años como secretaria de Estado para la iniciativa Yasuní ITT. También a los 12 países que se comprometieron con la iniciativa: Australia, Bélgica, Chile, Colombia, Alemania, España, Francia, Georgia, Italia, Indonesia, Luxemburgo y Turquía.

No quiso detallar cómo se gestionará la devolución del dinero que está en el fideicomiso internacional y nacional. Eso todavía es una tarea pendiente del Ministerio de Relaciones Exteriores. Pero sí informó que trabajó con 15 personas y un presupuesto de 7,3 millones de dólares para tres años.
Aunque Baki consiguió compromisos en diferentes países (viajó 25 veces al exterior solo en 2011), la recaudación concreta solo sumó 13,3 millones dólares y la meta para no explotar el Yasuní eran 3.600 millones de dólares, que equivalen al 50% de lo que el Ecuador percibiría si extrae los casi mil millones de barriles de petróleo que se calcula existen en la reserva.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_