Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘efecto verano’ y el desánimo reducen en 64.866 personas el paro en julio

La cifra total de desempleados se sitúa en 4.698.814 personas tras el descenso mensual

Los afiliados a la Seguridad Social crecen en 32.890 personas, el segundo peor dato en el lustro

Sin el impacto de las contrataciones estivales, se destruye empleo y aumenta el paro

Los datos del paro registrado y las afiliaciones a la Seguridad Social de julio prolongaron lo que ya había descrito la Encuesta de Población Activa (EPA) del segundo trimestre. El mes pasado, el número de personas apuntadas a las listas del paro de los Servicios Públicos de Empleo bajó, en 64.866 personas, el segundo mejor dato en julio en lo que va de crisis, solo después de 2010. El descenso, del 1,36%, deja la cifra total de parados registrados en 4.698.814 personas, un 2,43% más que en julio del año anterior, una tasa anual que se modera mes a mes. Es, además, el quinto mes consecutivo de descenso del paro registrado, según destaca el Ministerio de Empleo. Pero, en esta evolución, el peso de las contrataciones por la temporada estival es determinante, lo que arroja serias dudas sobre su continuidad.

La importancia del efecto verano fue, sin cabe, más determinante en julio, ya que las estimaciones del Ministerio de Empleo que eliminan el impacto de las contrataciones por la temporada alta en el turismo y el repunte de obras revelarían un aumento del desempleo desestacionalizado (que es el que marca la tendencia de la economía), en 7.591 personas con respecto a junio.

Fuente: Ministerio de Empleo y Seguridad Social. ampliar foto
Fuente: Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Además, la apreciable reducción del paro de julio, que ya fue adelantada este jueves por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, contrasta con el flojo dato de empleo que evidencian las cifras de afiliación a la Seguridad Social, al que Rajoy no hizo referencia alguna. La afiliación media en julio aumentó en 32.890 personas, el segundo peor dato en lo que va de crisis, solo después del registrado el año pasado. En este caso, los cálculos que depuran los efectos estacionales reflejan una significativa destrucción de empleo, 57.505 puestos de trabajo menos que en junio, la más acusada en lo que va de año.

Efecto desánimo

Las cifras del mercado laboral no solo están ampliamente influidas por el efecto verano, también por el efecto desánimo, una explicación a la brecha entre los datos de paro y de afiliación. La mala situación económica llevaría a muchas personas a dejar de figurar en las listas del paro registrado por la falta de perspectivas, mas aún si han agotado las prestaciones por desempleo. El número de parados que recibe la prestación disminuye un 3% respecto a julio de 2012 y apenas suponen ya el 60% de los desempleados apuntados en las listas de los Servicios Públicos de Empleo.

El número de desempleados registrados desciende en todos los sectores, salvo entre el colectivo sin empleo anterior. Así, en la construcción baja en 17.310 personas (-2,45%), en la industria desciende en 11.233 (-2,13%), en los servicios se reduce en 37.614 (-1,27%) y en agricultura disminuye en 1.063 personas (-0,54%). Por el contrario, sube entre el colectivo sin empleo anterior en 2.354 nuevos registrados a las antiguas oficinas del INEM (0,63%).

En cuanto a los contratos, en julio se firmaron 1.507.341, lo que supone un aumento del 18% con respecto al mes de junio. Del total, 96.338 fueron indefinidos, que representan el 6,39%, cuando el año pasado esa proporción estaba en el 7,5%. Además, durante ese mes se rubricaron 12.694 contratos de Formación y Aprendizaje (un 90,1% más) y 5.570 contratos en prácticas,(el 30% más).