Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El chocolate de Natra espesa con la crisis

Cambios en el grupo, y en Natraceutical disparan sus beneficios y cotizaciones

Fabricación de repostería con chocolate en una planta vasca de Natra.
Fabricación de repostería con chocolate en una planta vasca de Natra.

“Las cuentas claras y el chocolate espeso”, dice el proverbio. La clarificación de los proyectos empresariales de Natra, primer fabricante español de chocolate y cacao, y de su filial de complementos nutricionales Natraceutical, dos pequeñas compañías cotizadas, ha dado la vuelta a sus resultados en los últimos meses (la primera ha incrementado su beneficio en un 67% y la segunda en un 38% en el primer trimestre respecto a igual periodo de 2012) y ha disparado el precio de sus acciones en el parqué (a 15 de julio, la chocolatera registraba una revalorización en el año del 43,1% y la firma especializada en nutrición una apreciación del 109,8%).

Desinversiones, reorientación de negocios, reducciones de sus deudas y cambios en sus consejos de administración y entre sus accionistas principales avalan en parte unos resultados, los del primer trimestre y los del cierre de 2012, que han satisfecho las expectativas de buena parte de los analistas que siguen estos valores.

En Bankia Bolsa, por ejemplo, han calificado los del primer trimestre de Natra como “buenos”, en línea con sus estimaciones, y han añadido que esperan que esta compañía complete un buen ejercicio en 2013 y que prosiga en la reducción de su deuda. Expertos de Axesor destacan, por su parte, la estabilidad financiera de Natraceutical y su liquidez, creen que mejora sus resultados en 2013 y que seguirá reduciendo sus gastos de explotación y de personal, y su gasto financiero.

Natra, que celebra este año su 70º aniversario y que tiene previsto publicar los resultados del primer semestre el 27 de agosto, dio un giro a su estrategia a finales de 2009 y en 2010, dejando de lado las compras apalancadas y apostando por el crecimiento orgánico y por la internacionalización.

El grupo es hoy una multinacional de referencia en Europa en elaboración de productos de chocolate y en derivados del cacao, con un enfoque especializado en la marca de distribución y en las compañías de alimentación. Opera a través de dos divisiones.

Rentabilizan su giro hacia un modelo menos especulativo y más industrial

Una, centrada en el producto de consumo, que elabora barritas de chocolate, bombones y trufas belgas, tabletas y cremas, que comercializa sobre todo en Europa (Alemania, Francia, Bélgica, Holanda, España y Reino Unido).

Y una segunda división, dedicada al producto industrial, que suministra derivados del cacao (polvo y manteca, y cobertura de chocolate) a la industria de alimentación internacional.

Natra cuenta además con una participación accionarial de control en Natraceutical, una pequeña multinacional especializada en la comercialización de complementos nutricionales de origen natural en Europa a través de Laboratoires Forté Pharma.

Siguiendo su plan estratégico, la matriz chocolatera está haciendo una apuesta decidida por su expansión fuera de Europa, sobre todo en Norteamérica y China.

En Norteamérica, ha emprendido hace un par de meses un proyecto para fabricar sus productos en Canadá. Se trata de una inversión de 12 millones de euros para la adecuación de una planta arrendada en Ontario, que Natra financiará en un 40% mediante recursos propios y el resto mediante subvenciones y créditos de entidades canadienses.

Estas instalaciones, que estarán operativas a principios de 2014, se integrarán en la estructura productiva de la división de producto de consumo de Natra, que cuenta ya con cuatro fábricas multiproducto en España, Francia y Bélgica. En la actualidad, la producción anual de esta división se sitúa en 77.000 toneladas de productos de chocolate, cifra que la compañía pretende incrementar en tres años con 12.000 toneladas aportadas por Canadá.

En el otro polo de sus planes de expansión, en Asia, Natra ha avanzado también en el segundo trimestre de este año con la apertura de una oficina comercial en Hong Kong, desde la que atenderá sus mercados en ese continente y en el área del Pacífico.

China, según ha explicado el grupo, es su primer mercado objetivo por sus oportunidades de crecimiento. Natra, que está presente en las cinco primeras cadenas de distribución de China y vende derivados de cacao desde hace 25 años a Japón, pretende triplicar en tres ejercicios la cifra de negocios de su división de producto de consumo en Asia-Pacífico, hasta llegar a los 28 millones de euros.

Movimientos accionariales en Natra y modificaciones en la estructura y el perímetro de Natraceutical han acompañado al giro estratégico del grupo tras ceder su primer accionista, Manuel Moreno, en noviembre de 2011, la presidencia a Juan Ignacio Egaña y asumir el cargo de consejero delegado Mikel Beitia.

Así, y entre otros cambios, en diciembre el consejo de administración de Natra adquirió la participación del 5,33% que tenía en la chocolatera el Sabadell (heredada de la CAM) a 0,80 euros por título. Y en marzo, según consta en la CNMV, la sociedad Tamaxage XXI comunicó la reducción de su participación en Natra del 5,23% al 1,82% y su abandono del consejo.

La salida de esta última sociedad, entre cuyos promotores figuran algunos de los que propiciaron a través de Natraceutical el auge (entre 2004 y 2007) y la posterior caída en Bolsa del grupo Natra —llegó a cotizar a 11,50 euros y ahora, tras las revalorizaciones de los últimos meses, se intercambia la acción en torno a 1,30 euros—, se produce tras la sustitución de un modelo de negocio más apalancado y especulativo por otro más industrial y más orientado al crecimiento interno que a las adquisiciones corporativas. Acorde, en suma, con los tiempos que corren.

Su salida del grupo Naturex les permite recortar deuda y ganar solidez

La evolución de Natraceutical ha ido pareja a la de su matriz. En el último trimestre del pasado ejercicio, con su venta del 17,13% del capital de la francesa Naturex por 73,12 millones de euros y la cancelación de un préstamo sindicado de 39,92 millones que le vencía en abril, cerró un capítulo de su historia iniciado tres años antes. A finales de 2009, con la integración de su división de ingredientes en Naturex, se convirtió en el primer accionista de la multinacional francesa en una operación acompañada por una reorganización financiera y del negocio.

En abril de 2010 Natraceutical anunció la refinanciación de su deuda, 77,9 millones, mediante un préstamo sindicado con vencimiento en abril de 2013, lo que le permitió dirigir sus esfuerzos a desarrollar la División de Complementos Nutricionales, con Forté Pharma como marca paraguas de sus líneas de control de peso, salud y belleza de venta exclusiva en farmacia y parafarmacia.

A lo largo de 2011, acuciada por la carga de la deuda, Natraceutical realizó amortizaciones anticipadas del préstamo, por 26,47 millones, mediante la reducción paulatina de su participación en Naturex y siguió recortando su deuda a lo largo de 2012, hasta su cancelación total. Pasó así de tener una caja neta de 15 millones, de la que acordó repartir 12 millones en dividendos.

Para François Gaydier, consejero delegado, 2012 ha sido “un año de inflexión para Natraceutical” por la amortización del préstamo y por la recuperación operativa de Forté Pharma, que son “pilares básicos” para el futuro de la compañía. Los últimos resultados parecen darle la razón. Cerró 2012 con leves números rojos (6.000 euros) por ausencia de extraordinarios, pero la recuperación del negocio y la inexistencia de costes financieros han permitido a Natraceutical concluir el primer trimestre con un crecimiento del beneficio neto del 37,8%.

Su matriz, Natra, aumentó en un 67% su beneficio en el primer trimestre gracias a una mejora de los márgenes por la caída de los costes financieros de Natraceutical, que consolida en sus cuentas, y por un alza de casi un 10% en el Ebitda. En el último año, Natra redujo en 66 millones su deuda.