Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Las perspectivas siguen siendo difíciles”

Las previsiones del FMI son más pesimistas que las del Gobierno español

El Fondo cree que "un ajuste demasiado rápido dañaría el crecimiento"

El organismo cree que"no resultan deseables" más ajustes en 2013

El Fondo Monetario Internacional (FMI) no ve brotes verdes. Si bien señala la mejora de la situación de la deuda española en los mercados financieros y el avance las reformas estructurales, apunta que “las perspectivas siguen siendo difíciles”. El Fondo deja claro que sus previsiones son peores que las que maneja el Gobierno.

En las conclusiones que hoy presenta en Madrid la misión para España, el organismo señala que su escenario central espera que el crecimiento “empiece a ser positivo más adelante en el año y se recupere gradualmente hasta el entorno del 1% en el medio plazo”, sin más concreción, pero “con mejoras limitadas en términos de empleo”. Y añade que "el sector exterior seguramente continúe siendo el punto fuerte, pero probablemente no baste para generar un crecimiento suficientemente pujante dada la débil demanda interna".

"Un escenario más positivo similar al previsto por el gobierno es ciertamente posible, especialmente a medio plazo si se llevan a cabo las reformas previstas en su integridad tanto en España como en Europa. Pero también hay riesgos a la baja: el desapalancamiento del sector privado podría lastar el crecimiento o las presiones de los mercados financieros podrían intensificarse", explica, dejando claro que difiere de las previsiones del Gobierno.

En sus perspectivas para España del pasado abril, el Fondo ya descartaba que el Gobierno pudiera cumplir con sus objetivos de reducción de déficit siquiera en 2018 y vaticinaba que llegaría al 110,6% del PIB en 2018. La declaración presentada hoy no hace referencia a ello, sino que destaca las mejoras en los objetivos de reducción de los desequilibrios, pero tampoco lanza las campanas al vuelo.

El tirón de la exportaciones, la actualmente gran fortaleza de la economía española, esa a la que Gobierno y altos ejecutivos apelan para señalar el camino de salida a la crisis, no basta para aliviar una tasa de paro del 27% y un entorno de demanda interna de capa caída. “El sector exterior seguramente continúe siendo el punto fuerte, pero probablemente no baste para generar un crecimiento suficientemente pujante dada la débil demanda interna”, alerta el Fondo.

Sin necesidad de más ajustes para este año

En cuanto al ritmo de reducción del déficit, el Fondo advierte ahora de que "un ajuste demasiado rápido dañaría el crecimiento", de modo que  "la consolidación fiscal requerida ha de ser tan gradual y favorable al crecimiento como sea posible". Eso sí, "el déficit sigue siendo muy alto y se necesita continuar reduciéndolo para asegurar la sostenibilidad de la deuda".

"Los nuevos objetivos del Gobierno de reducción del déficit estructural a medio plazo logran un equilibrio razonable entre la reducción del déficit y el apoyo al crecimiento. Será crucial detallar cómo se lograrán estos objetivos y garantizar que las medidas sean permanentes y tan favorables al crecimiento como sea posible. Los objetivos nominales (y, si es necesario, estructurales) deberían ser flexibles en caso de que el crecimiento no alcance el nivel previsto por el Gobierno - cuanto más creíble sea el plan de consolidación, tanto mayor será el margen de flexibilidad con los objetivos. Dada la necesidad de estabilizar la economía y suponiendo que se logra la consolidación estructural en marcha para 2013, no resultan deseables medidas adicionales para 2013", concluye al respecto.

Más información