Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia prepara medidas para una regularización fiscal

París tiene hasta el 2015 para reducir el déficit al 3%. Cazeneuve dice que el proceso será transparente

Bernard Cazeneuve, ministro de Presupuestos
Bernard Cazeneuve, ministro de Presupuestos AFP

El Gobierno socialista francés prepara una dispositivo para que los defraudadodres fiscales puedan regularizar su situación, algo que según el ministro de Presupuestos, Bernard Cazeneuve, se hará “con transparencia” e implicará el pago de penalizaciones.

Cazeneuve, en una entrevista con el canal iTélé, hizo hincapié en que “no habrá amnistía fiscal”. El ministro galo explicó que el mecanismo facilitará que los defraudadores puedan acudir “ante la administración fiscal para regularizar su situación, pagar las penalizaciones que les son imputables en condiciones de transparencia y del derecho común”, explicó.

El ministro de Presupuestos dice que “no habrá amnistía fiscal”

Francia registró un déficit presupuestario del 4,8% del PIB en 2012, con lo que sobrepasó su objetivo del 4,5% y se alejó de poder cumplir con el 3% acordado con Bruselas para 2013.

Ante este cuadro macroeconómico, el pasado 22 de abril la Comisión Europea concedió una prórroga de dos años, hasta 2015, a París para que ajuste sus cuentas de acuerdo a las reglas que marca el Pacto de Estabilidad y Crecimiento comunitario, es decir, un déficit máximo del 3%.

En este contexto, el presidente, François Hollande, y el Ejecutivo dirigido por su primer ministro, Jean Marc Ayrault, tienen que jugar a dos bandas. Después de menos de un año en el poder, el índice de aprobación de Hollande el pasado abril era de apenas el 27%, el más bajo de un presidente en 30 años.

El líder socialista necesita cumplir con Bruselas sin perder el apoyo de las bases del partido y aún más popularidad en la calle. Para lograrlo, Hollande ha de aumentar los ingresos del Estado y minimizar los recortes para hacerlos digeribles entre los suyos.

De modo que la lucha contra la evasión fiscal, tanto por pura aritmética presupuestaria como por afinidad ideológica, resulta una agenda a la que sumar con facilidad al partido y a los votantes de izquierda.

Cazeneuve subrayó que los procesos de amnistía fiscal “opacos” pertenecen al pasado, y remarcó que, de acuerdo a derecho, “la lucha contra el fraude fiscal se intensificará”.