Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montoro descarta tocar más el IVA o subir impuestos como pide Bruselas

El ministro de Hacienda asegura que no elevará el tipo reducido del IVA, como reclama la CE

Sostiene que tampoco habrá más supresiones de la paga extra de los funcionarios

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en conferencia de prensa.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en conferencia de prensa. EFE

Si 2012 fue el año de la claudicación ante Bruselas, que convirtió en inútiles todas las promesas de Cristóbal Montoro de que no subiría el IVA, 2013 parece el de la resistencia. El ministro de Hacienda, que lleva toda su vida política y académica criticando las subidas de impuestos que ahora se ha visto forzado a aprobar, se plantó este mediodía con firmeza y lanzó un compromiso muy claro: no habrá aumentos de impuestos y sobre todo no se volverá a tocar el IVA como le reclamaba la Comisión Europea. Lo dijo tres veces y cada una más clara que la anterior. Palabra de Montoro.

Hacienda asegura que reintegrará en 2015 la paga extra suprimida a los funcionarios en 2012

El ministro explicó con claridad que hacer caso a las recomendaciones europeas y sacar del tipo reducido a más productos —eso es lo que reclama Bruselas, aunque también planteaba una nueva subida del mínimo— implicaría una mayor recesión. “El tipo reducido afecta fundamentalmente a dos sectores clave de nuestro país: el transporte y el turismo. No está en la mesa del Gobierno subir ningún tipo ni sacar esos sectores del tipo reducido. Si lo hiciéramos estaríamos perjudicando nuestra capacidad de competir. No todos los productos son lo mismo. El Gobierno apuesta por un cambio de escenario hacia el crecimiento, esas medidas perjudicarían la recuperación”, sentenció tajante el ministro.

Montoro arrancó la ronda de preguntas con una frase rotunda: “No va a haber subidas de impuestos, no van a subir los impuestos en España, estamos ya en la fase de reestructuración y el año que viene entrará el IVA de caja [sólo se paga cuando se cobra la factura]. Ya más claros no podemos ser”.

El ministro matizaba así la interpretación generalizada de las palabras, solo unas horas antes, del secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, mano derecha de Luis de Guindos, que había planteando que el Ejecutivo estudia “cambios en el diseño de la estructura fiscal” para atenerse a las recomendaciones de la Comisión, que quiere impuestos más orientados a incentivar el crecimiento. Montoro negó que eso implique nuevas subidas de impuestos y que haya contradicciones. “Seguiremos tomando decisiones tributarias desde el principio de no lastrar el crecimiento”, se limitó a señalar.

La tensión entre Economía y Hacienda sobre el tema de los impuestos no es nueva. Montoro siempre se resistió a subir el IVA en 2012 mientras Guindos lo veía inevitable, y este último acabó imponiéndose.

Nuevo plan de medidas sin sorpresas

Fuentes del ministerio de Hacienda aseguran que para el día 26, cuando se presentará el nuevo plan de medidas, no hay ninguna gran reforma fiscal encima de la mesa más allá de los retoques incluidos en la Ley de emprendedores en la que está trabajando el Gobierno. La pregunta que quedó sin responder era clara: ¿A qué se refería entonces Jiménez Latorre? Estos mismos responsables de Hacienda, lejos de desmentir al número dos de Economía, apuntaban al recurso clásico de la política ante un conflicto interno: el secretario de Estado ha sido malinterpretado.

Montoro presentó también la nueva autoridad fiscal independiente, otra de las exigencias de Bruselas que el Gobierno ha aprobado con mucho retraso. Montoro explicó que tanto su presidente como sus miembros serán elegidos por el Consejo de Ministros por tres años renovables por otros tres y el organismo dependerá de Hacienda aunque las Cortes “escucharán” a los candidatos. Ante la pregunta de si eso no podía limitar su independencia, Montoro señaló que también el gobernador del Banco de España, la directora de la CNMV o de la SEPI son elegidos así y, según él, son independientes —dos de ellos son exdiputados del PP—. Montoro puso el ejemplo de EE UU, pero precisamente allí la Oficina Presupuestaria depende del Congreso, no del Gobierno. En Europa, sin embargo, el modelo habitual es que la elijan los gobiernos, como va a suceder en España.

Montoro también quiso despejar el rumor de un nuevo recorte al sueldo de los funcionarios. Aseguró que no se suprimirá más pagas extra a los funcionarios “ni parcialmente”. El ministro llegó a decir que a los empleados públicos no se les ha reducido el sueldo, sino que se ha “desplazado en el tiempo” el cobro de su paga extra de 2012 para reintegrarla al fondo de pensiones de los funcionarios en 2015. Eso sí, después de afirmar tajantemente que se devolverá volvió a poner el condicional que figura en la ley: “siempre que lo permita la disponibilidad presupuestaria”.

El Gobierno calienta pues motores para el Consejo de Ministros del 26, aunque fuentes del Ejecutivo señalan que las nuevas medidas estarán concentradas en liberalizaciones de servicios. La vicepresidenta, que la semana pasada dijo que esta se aprobarían las reformas, no admitió la crítica de Bruselas de que el Ejecutivo se está retrasando con la mayoría. Los cálculos de EL PAÍS indican que 41 de las 72 reformas prometidas por Rajoy para marzo no han salido del Consejo de Ministros.

La Comisión dijo esta misma semana: “La agenda de reformas está incompleta” y su desarrollo ha sido “desigual”. Sáenz de Santamaría argumentó que muchas reformas están retrasadas por trámites parlamentarios, aunque en realidad la mayoría de ellas no han salido aún del Gobierno.

Más información