Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La incertidumbre sobre el rescate mantiene la presión sobre la deuda

La prima de riesgo sube a 419 puntos

El Ibex recorta sus pérdidas y cierra en 7.728,6 puntos, con una caída del 0,6%

El parqué de la Bolsa de Wall Street, vacío tras la decisión de suspender las operaciones por el huracán Sandy.
El parqué de la Bolsa de Wall Street, vacío tras la decisión de suspender las operaciones por el huracán Sandy. AP

Pedir un rescate "no es imprescindible en este momento". Con esta frase, pronunciada durante la rueda de prensa posterior a su encuentro con el primer ministro italiano, Mario Monti, el presidente del Gobierno español ha alimentado la incertidumbre sobre la posible petición de una línea de crédito a los fondos europeos, que ha marcado de nuevo el tono de los mercados desde el inicio de la jornada.

La prima de riesgo, exceso de rentabilidad que los inversores exigen a los bonos españoles a 10 años respecto a los alemanes, ha subido hasta 419 puntos básicos (4,19 puntos porcentuales) al final de la sesión, tras terminar el viernes en 405. El diferencial italiano ha finalizado en 355 puntos, tras finalizar el pasado viernes en 336.

El Ibex ha iniciado la jornada con un retroceso del 0,3%, que ha ido ampliando hasta marcar un mínimo de 7.684,5 puntos, con un retroceso del 1,17%. Ha cerrado la jornada con un retroceso del 0,6% y se ha situado en 7.728,6 puntos. Bankia (-3,51%), FCC (-2,71%) y Popular (-2,63%) registran las mayores caídas, mientras Acerinox (+2,01%), Mediaset (+1,92%) y Grifols (+1,63%) son los valores que más suben.

La atención de los inversores se centraba hoy en la reunión entre Rajoy y Monti. Italia espera que España sea el primer país en recurrir a los fondos europeos y activar así el programa de compras de bonos que anunció el Banco Central Europeo (BCE) a principios de septiembre. Con ello, Roma confía en que los mercados se calmen y se alivie también la presión sobre la deuda soberana italiana.

También se mantiene la expectativa sobre lo que pueda pasar con Grecia, ante las voces que claman por una nueva quita de la deuda soberana del país doblemente rescatado. Esta vez, sin embargo, los acreedores afectados serían los organismos internacionales con deuda griega en su poder, como el Banco Central Europeo (BCE).

Más información