Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno afirma ahora que estudia alternativas para actualizar las pensiones

Burgos reconoce que corregir el desfase del IPC "es un sobrecoste y presiona al sistema"

Asegura que "lo único que el Gobierno descarta es no cumplir la ley"

El secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, ha revelado este martes que el Gobierno está estudiando "fórmulas" para revalorizar las pensiones ya que, según ha admitido, optar por compensar la subida del IPC "es un sobrecoste y presiona al sistema" en un momento en el que España no se puede permitir el menor paso en falso en la corrección del déficit. El Ejecutivo lleva días respondiendo con evasivas a la pregunta de si, tal y como dicta la Ley General de la Seguridad Social, subirán las pensiones en noviembre para corregir la desviación de la inflación, que a cierre de septiembre escaló hasta los 2,5 puntos porcentuales. En esta ocasión, la opción ha sido apuntar a posibles alternativas, de las que Burgos no ha dado ningún detalle.

"Lo único que el Gobierno descarta es no cumplir la ley", ha dicho esta mañana Burgos, que ayer aplazó a noviembre una decisión sobre la actualización de las pensiones a la espera de confirmar si el Estado será capaz de asumir los 5.000 millones que costará esta medida. "La ley se cumplirá", ha insistido el alto cargo del Ministerio de Empleo, que no obstante también ha reconocido que "es evidente que la desviación del IPC que conocemos hoy es un motivo de preocupación adicional" con vistas a la solvencia del sistema. "Es un sobrecoste y presiona al sistema", ha añadido.

Según ha defendido, "hay que ser cautelosos, ya que quizá se produzcan modificaciones en el IPC". "Nadie predecía la evolución del IPC y anticipar las fórmulas para que esa desviación se asuma me parece precipitado", ha continuado antes de añadir que "se asumirán los mecanismos para asumir esa desviación".

Dentro de dos meses, la norma obliga a revisar si el alza de pensiones de este año (1%) garantiza el poder adquisitivo de los jubilados. Hacerlo, si el IPC mantiene los niveles actuales, puede llevar a la Seguridad Social a tener que desembolsar más de 2.500 millones este año y otros tantos el que viene para compensar a 8,9 millones de pensionistas. Mucho dinero en un momento en que el sistema de pensiones se adentra en déficit y tiene que recurrir al Fondo de Reserva para afrontar sus problemas de liquidez.

No obstante, si el Gobierno opta por actualizar los 8,9 millones de pensiones puede recurrir al Fondo de Reserva. También podría transferir el dinero necesario de impuestos, es decir, de la caja de Hacienda. Pero ambas opciones no evitarían que subiera el déficit, salvo que se hicieran recortes presupuestarios adicionales y equivalentes en otras partidas, algo que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha descartado tajantemente.

Si el Gobierno opta al final por revalorizar las pensiones sin más, probablemente encontrará el ceño fruncido de los socios comunitarios. El comisario de Finanzas de la Comisión Europea, Olli Rehn, de visita en Madrid, reclamó, tras reunirse con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y con el ministro de Economía, Luis de Guindos, que continúen las reformas de pensiones. En opinión del comisario, deben hacerse “inevitablemente” para “garantizar la sostenibilidad del sistema de pensiones”.

Entre las exigencias de Bruselas, está la reforma de la Seguridad Social para retrasar la edad real de jubilación y definir y adelantar la entrada en vigor del factor de sostenibilidad, ahora fijada en 2032.