Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Standard & Poor’s rebaja a Cataluña al nivel del bono basura

Las tensiones que se pueden crear por la demanda del pacto fiscal son la razón principal

El presidente de la Generalitat, Artur Mas.
El presidente de la Generalitat, Artur Mas. TONI GARRIGA (EFE)

Como ya lo hiciera Moody’s en mayo, la agencia de calificación Standard and Poor’s (S&P) decidió rebajar este viernes la nota de la deuda de Cataluña hasta niveles del bono basura. Le degradó dos escalones y la pasó desde el BBB-, un aprobado bajo, hasta BB y con “perspectiva negativa”. El nuevo rating llegó apenas tres días después de que el Gobierno catalán decidiera acogerse al rescate del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) para captar los 5.023 millones de euros que necesita para afrontar los vencimientos de deuda que tiene pendientes este año y acabar de cubrir el déficit.

Pero más allá del rescate demandado, S&P arguye en su nota otro elemento de calado político para rebajar el valor de la deuda autonómica: la demanda de la Generalitat de negociar un nuevo modelo de financiación autonómico, el denominado pacto fiscal. La agencia teme que las demandas del Ejecutivo autonómico acaben provocando un choque de trenes que “podría perjudicar la coordinación necesaria entre la Administración regional y la nacional para la buena ejecución de la ayuda financiera del Gobierno y debilitar la voluntad del Gobierno de dar su apoyo bajo ciertos escenarios”.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha asegurado esta semana que la única condición para captar fondos del FLA pasará por el cumplimiento del objetivo de déficit, del 1,5%. Sin embargo, la agencia considera que esa reclamación de un nuevo sistema de financiación genera nuevas tensiones y puede incluso llegar “hasta un punto de ruptura”. Y con ese virtual escenario en el horizonte S&P afirma que se reserva la posibilidad de rebajar en otros cuatro escalones la deuda de la Generalitat, hasta B-, un nivel considerado como altamente especulativo.

Respuesta airada

Los argumentos de la agencia provocaron una respuesta airada del Departamento de Economía. Su máximo responsable, Andreu Mas-Colell, trasladó a la agencia su perplejidad por el criterio esgrimido, que calificó de “altamente política, desacertada y poco respetuosa con la solidez democrática de España”.

A través de un comunicado, la consejería aseguró que, teniendo en cuenta la nota de Standard and Poor’s, “cualquier administración de un Estado federal puede ser degradada si su Gobierno mantiene un desacuerdo político con el Gobierno central”.

S&P considera que la demanda de Cataluña puede ir “en detrimento de otras regiones u otros niveles de gobierno”, por lo que sentencia que su demanda es “políticamente delicada”.