Japón y Estados Unidos denuncian a Argentina por restringir el comercio

La UE ya había presentado una queja ante la Organización Mundial del Comercio en mayo

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner.
La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner.EFE

Las políticas restrictivas al comercio aplicadas por el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner durante los últimos años han provocado un fuerte malestar entre los países exportadores del país sudamericano. Las trabas impuestas a las importaciones han encadenado una serie de protestas. Los últimos en elevar su voz fueron este martes Japón y Estados Unidos, que solicitaron a la Organización Mundial del Comercio (OMC) un periodo de consultas con el Gobierno argentino para hablar sobre las decisiones que está adoptando desde 2008.

La petición de ambos países se debe a las “presuntas restricciones mediante un sistema de licencias no automáticas y otras medidas relacionadas”, según informó en una nota la OMC. Japón y Estados Unidos creen que los acuerdos del Ejecutivo de Kirchner son restrictivas para las importaciones y “discriminatorias” respecto a los productos domésticos argentinos. Ambas demandas plantean que las decisiones “no parecen guardar relación alguna con la aplicación de ninguna medida bajo los acuerdos de la OMC”.

Las restricciones aplicadas por Argentina en 2011 afectaron a cerca de 500 millones de euros de exportaciones comunitarias

La UE también se había quejado ante la OMC el pasado 25 de mayo por la expropiación de la petrolera YPF a la empresa española Repsol. La Comisión Europea denunció la puesta en marcha de una serie de medidas que “son la expresión de una dirección política en Argentina que es muy preocupante para las empresas europeas”, según había expresado en un comunicado. Las restricciones aplicadas por Argentina en 2011 afectaron a cerca de 500 millones de euros de exportaciones comunitarias tan solo ese año. Desde el pasado mes de enero, las medidas se han ampliado a otros productos, con lo que la magnitud del comercio potencialmente afectado podría ascender hasta los 8.300 millones de euros anuales.

La queja de Tokyo y Washington llega un día después de que Argentina solicitase a la OMC un periodo de consultas con la Unión Europea y España por priorizar la compra de biodiésel europeo ante el argentino. El Ejecutivo de Mariano Rajoy tomó esta decisión en respuesta a la expropiación de YPF.

La solicitud de consultas es el primer paso en el mecanismo de solución de disputas en el marco de la OMC y pone en marcha un proceso que puede demorarse años hasta su solución final. Desde el momento en que se presenta la queja , se abre un plazo de dos meses para que las partes intenten solucionar sus diferencias. Si no hay acuerdo en este tiempo, los demandantes tienen la opción de solicitar en la OMC la constitución de un panel de expertos que arbitre la disputa.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Los reproches a Argentina fueron múltiples durante los últimos años. En marzo, la UE, EE UU, Japón, Australia, Israel, Corea del Sur, Nueva Zelanda, Noruega, Taiwán, Panamá, Tailandia y Turquía unieron sus voces para denunciar el excesivo uso por parte de Buenos Aires de licencias de importación no automática, que dificultan el libre comercio.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS