Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tesoro logra reducir el coste por emitir letras tras la aprobación de los recortes

El instituto emisor cumple los objetivos máximos de la operación y vende 3.560 millones

El interés baja del 5% que pagó en junio en el peor momento de la crisis al 3,9% y el 4,3%

La demanda supera en 2,6 veces a la oferta a la espera de la importante subasta del jueves

El ministro de Economía, Luis de Guindos.
El ministro de Economía, Luis de Guindos. AFP

España ha superado este martes con relativo éxito su primera cita directa con los inversores tras la aprobación del plan de reformas y recortes sin parangón en al menos 40 años. El Tesoro Público ha colocado 3.650 millones en letras a 12 y 18 meses, por encima del objetivo máximo previsto, situado en 3.500 millones. Además, ha logrado reducir los intereses frente a la última emisión a los mismos plazos, que en cualquier caso se realizó en el peor momento hasta la fecha de la crisis de deuda para España. La subasta había generado expectación en la medida en que sirve de termómetro de la confianza que ha despertado el plan entre los fondos y los bancos de inversión.

En opinión del ministro de Economía, Luis de Guindos, el resultado de la colocación demuestra que España sigue teniendo acceso a los mercados, lo que representa una "buena noticia" en un momento de tensión. Ha sido una subasta "relativamente positiva", ha señalado.

Pese a la rebaja en las rentabilidades que los inversores exigen para apostar su dinero en la deuda a corto plazo de España, la mejora, la primera en las últimas trece subastas, es muy modesta. De hecho, los intereses que se ha visto obligado a abonar el Tesoro por las letras a 12 y 18 meses este jueves son los segundos más altos de lo que va de año desde la subasta del 19 de junio. Entonces, justo un día después de que la prima de riesgo —el interés de más que se paga en los bonos a 10 años respecto a los alemanes, que son la referencia— alcanzase el que hasta la fecha es su máximo histórico, los títulos a 12 meses se pagaron a un interés medio del 5,08% y a 18 meses la rentabilidad media exigida por los compradores llegó al 5,107%. Hoy, sin embargo, le ha bastado con ofrecer hasta un 3,99% y un 4,35% para superar las dudas de los inversores.

En opinión del Ministerio de Economía, los mercados "valoran los esfuerzos del Gobierno en la consecución de los objetivos de reducción del déficit y el proceso de saneamiento del sector financiero".

No obstante, en estos días, los mercados ya habían puesto en evidencia que mantienen ciertos temores sobre el programa de estabilidad español: la prima de riesgo de la deuda española no ha dejado de subir desde que el presidente, Mariano Rajoy, anunció las medidas de austeridad el miércoles pasado. Ayer cerró en 558 puntos básicos (o 5,58 puntos porcentuales) y este jueves ronda los 560, con los intereses que los propietarios de bonos españoles a 10 años ya emitidos tienen porque pagar para venderlos alcanza el 6,8%.

En este ambiente enrarecido, el instituto emisor volverá al mercado el jueves para intentar colocar entre 2.000 y 3.000 millones en bonos con vencimiento en 2014, 2017 y 2019. La operación tendrá lugar un día antes de que el Eurogrupo —el foro que reúne a los ministros de Economía de la Unión Monetaria— apruebe en teleconferencia para cerrar el memorando del rescate a la banca española. Sobre lo que vaya a suceder dentro de dos días, Guindos se ha mostrado confiado en que la subasta "vaya igual de bien" que la de este martes.

Hay que recordar que la capacidad de seguir acudiendo al mercado, aunque sea precios caros, es el factor esencial que separa a España del resto de rescatados. Salvo en este punto, el país ha reducido drásticamente las diferencias con los países que han solicitado ayuda exterior y están oficialmente intervenidos tras la imposición por parte de Bruselas de duras condiciones para el sector financiero a cambio de la ayuda y su solapamiento con las recomendaciones de la Comisión Europea en materia de déficit.

De momento, el Estado tiene ya cubiertas el 65,2% de las emisiones para todo el año en deuda a medio y largo plazo (85.900 millones de euros para el ejercicio). Los tipos de emisión de la deuda se han situado a 30 de junio de este año en el 3,27%, frente al 3,90% de diciembre de 2012.

El Tesoro será junto con Loterías el que financie el fondo de ayuda a las comunidades autónomas con problemas. En concreto, tal y como anunció el Gobierno la semana pasada, Loterías adelantará 6.000 de los 18.000 millones máximos previstos en esta línea de crédito, y el resto correrá a cargo del Tesoro.

El programa de recortes calca las recomendaciones de Europa y sigue la estela de países rescatados tras el acuerdo alcanzo con los socios de la eurozona para rescatar a la banca española con problemas. Se trata de una inyección de hasta 100.000 millones en crédito sometidos a duras condiciones.

El plan aprobado el viernes incluye subidas de impuestos para empresas, autónomos y consumidores, rebaja de sueldos de los empleados públicos y la reducción de las administraciones públicas, entre otras medidas. el ajuste agravará el deterioro económico. Sin tener en cuenta el impacto de los recortes, el último informe del Fondo Monetario Internacional (FMI), hecho público ayer, ya prevé que España prolongue la recesión a 2013 con una caída del 0,6%. Será la economía que más retroceda el próximo año.

Olivier Blanchard, economista jefe del FMI, señaló ayer respecto al plan de austeridad español que se han adoptado "pasos importantes, pero solo tendrán éxito si pueden financiarse a un tipo de interés razonable". El organismo estima que la deuda de España e Italia paga un sobreprecio de 200 puntos básicos por culpa de las tensiones que pesan sobre los mercados, por ello reclama al Banco Central Europeo (BCE) que compre títulos de estos países en el mercado secundario para aliviar la presión con la fuerza de su demanda.