El posible rescate bancario saca al Ibex de pérdidas, pero la prima de riesgo sube

La Bolsa española se desmarca del resto y cierra su mejor semana en lo que va de año La prima de riesgo sube 15 puntos básicos sobre el cierre de ayer y roza los 490 puntos El euro ahonda las pérdidas y vuelve a perder el cambio de 1,25 dólares

La agencia Reuters lanzó la bomba a las 10.20: España pedirá el rescate para sus bancos mañana sábado. En un primer momento, la reacción de los inversores fue tibia. Sin embargo, a medida que avanzaba la sesión, el español Ibex 35 ha consolidado las compras y ha cerrado como el único de los principales índices bursátiles europeos en verde con un alza del 1,77%. Gracias a la subida, que se suma a la recuperación de las últimas jornadas, ha registrado la mejor semana en lo que va de año con un rebote del 8%. La eventual inyección de dinero por parte de la UE a los bancos españoles, sin embargo, no ha relajado la presión sobre la deuda española. La prima de riesgo (diferencial entre el bono español y el alemán) ha subido unos 15 puntos básicos, hasta rozar los 490. En las divisas, los problemas de la zona euro han lastrado de nuevo a la moneda común, que ha perdido el nivel de 1,25 dólares al que cerró ayer.

Por nombres propios, han avanzado todos los grandes valores del Ibex, sobre todo Iberdrola, que se ha revalorizado un 4,97%, lo que le ha situado al frente de las subidas. Telefónica ha recuperado un 3,65%; Repsol, el 2,2%; Santander, un 1,4%, y BBVA, el 1,1%. Ocho compañías se han situado en pérdidas, con Gamesa y su caída del 2,63% al frente. ArcelorMittal también se ha dejado más de un 2%.

En cuanto al resto, el Euro Stoxx 50 ha sido el único capaz de seguir el paso al Ibex, con un repunte mínimo del 0,04%. Por el lado contrario, han bajado Milán, un 0,74%; París, otro 0,63%; Londres, con un recorte del 0,23%, y Fráncfort, que se ha dejado el 0,22%.

Antes de conocerse la posible petición de rescate, los mercados estaban cotizando las malas noticias para los activos españoles de la sesión de ayer. La rebaja de la nota de solvencia de España anunciada ayer tarde por Fitch, que recortó de golpe en tres escalones la calidad de la deuda del país, ha sentado mal en los mercados. En la apertura, las órdenes de venta acumuladas de madrugada han provocado un fuerte repunte de la prima de riesgo, que es el sobreprecio exigido a la deuda española frente a la alemana. Este indicador, el que mejor refleja la confianza en las finanzas públicas, ha avanzado en hasta 21 puntos básicos a primera hora, hasta superar los 490. 

A la espera de conocer cuál será el veredicto definitivo sobre las necesidades de la banca española, ahora que se están empezando a publicar cifras próximas a los 40.000 millones, y pendientes de confirmar la decisión del Ejecutivo de solicitar formalmente el rescate, los inversores han optado por mantener la presión sobre la deuda. Ayer, además de Fitch, que justificó su rebaja por la reestructuración financiera y el elevado endeudamiento público, también se conoció que dos de las antiguas cajas nacionalizadas necesitarán una inyección adicional de 9.000 millones para abonar sus facturas pendientes del ladrillo. Esta cantidad se suma a los 19.000 millones que precisa la también nacionalizada Bankia.

Por lo que respecta a la jornada de hoy y ya fuera de España, los inversores se han despertado con los descensos en las Bolsas asiáticas, donde la noticia de que China rebaja los tipos de interés por primera vez en 2008 ha traído el pesimismo a los parqués. La decisión ahonda el temor a un próximo frenazo del gigante asiático. En Europa, el dato que ha condicionado los primeros movimientos en los mercados ha sido el de la balanza comercial alemana, que tampoco ha sido bueno.

Sobre la firma

Álvaro Romero

Redactor del equipo de Redes Sociales y Desarrollo de Audiencias en EL PAÍS. Es licenciado en periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS