Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un jurado popular considera a Stanford culpable de 13 delitos

El juez condena al financiero tejano por un fraude valorado en 7.000 millones de dólares

Allen Stanford, a su llegada a la Corte Federal de Estados Unidos.
Allen Stanford, a su llegada a la Corte Federal de Estados Unidos. RICHARD CARSON (REUTERS)

El financiero tejano Allen Stanford ya tiene veredicto: culpable en 13 de los 14 cargos por orquestar un fraude de tipo piramidal al estilo del protagonizado por Bernard Madoff y que está valorado en 7.000 millones de dólares. El juez que sigue el caso debe establecer ahora la sentencia. Stanford está en prisión desde que fue detenido hace tres años, por el alto riesgo de fuga.

El fraude, que operó durante dos décadas, fue destapado por el regulador financiero en EE UU pocas semanas después de que Bernard Madoff protagonizara la que se considera la mayor estafa en la historia reciente de Wall Street. Ambos casos guardaban cierto paralelismo y desataron una nueva crisis de confianza entre el inversor común en pleno colapso financiero.

Allen Stanford engañó a unos 50.000 clientes prometiéndoles una rentabilidad falsa, cuando en realidad su grupo financiero estaba realizando inversiones en activos que no tenían liquidez y de muy alto riesgo. Las cuentas de la firma fueron congeladas de inmediato, pero como sucedió con el caso Madoff, la parte más complicada del proceso está en recuperar parte del dinero estafado.

Stanford, de 61 años, llegó a integrar la exclusiva lista de los multimillonarios de Forbes, con una fortuna personal que se estimó en los 2.000 millones. Aunque era estadounidense, también tenía la nacionalidad de Antigua y Barbuda, donde fue ordenado caballero. Además, era una figura muy respetada en el mundo del críquet, donde patrocinaba torneos, así como en los círculos del golf.