Intel compra el fabricante de antivirus McAfee por 5.964 millones de euros

El fabricante de chips pagará 35 euros por cada acción, un 60% superior a su precio en el mercado bursátil

Es, lo que dicen en Wall Street, un matrimonio amistoso. Aunque a sus rivales no se lo parecerá tanto, por el impacto que va a tener en el negocio. El fabricante de procesadores Intel anunció ayer la compra de McAfee , conocida por sus programas contra virus informáticos, en una operación valorada en 7.680 millones de dólares, unos 5.965 millones pasados a euros.

Es la mayor compra realizada por la tecnológica, que el lunes adquirió a Texas Instruments una de sus filiales. Dos operaciones que muestran la intensa transformación que vive Intel, en una búsqueda desesperada por llevar su liderazgo desde el ordenador personal tradicional hacia nuevos productos tecnológicos como los mini portátiles, teléfonos interactivos y tabletas.

No es tampoco la primera compra que hace de una firma informática, donde ya adquirió Wind River Systems, por 884 millones de dólares, y Havok, por 110 millones. Pero esta alianza corporativa con McAfee era algo que no esperaban los expertos del sector, aunque al analizar los motivos que están detrás de la operación no les sorprende tanto el movimiento.

Como indica el consejero delegado de Intel, Paul Otellini, la integración de ambas permitirá reforzar la seguridad de los dispositivos electrónicos cuando se conectan a Internet. En el pasado, explica, fueron el rendimiento y la conectividad los que definieron la experiencia con el ordenador. La seguridad, añade, será el tercer pilar en el futuro.

La expansión de artilugios con acceso a la red está siendo destacada, sobretodo en el ámbito de la telefonía móvil. Y eso vale tanto para las empresas como los usuarios de un iPad, un Android o un Kindle. La unión, por tanto, de los productos informáticos que desarrolla McAfee y la tecnología de Intel auguran un cambio en las reglas de juego seguidas hasta ahora en el sector.

En este sentido, desde la firma de Santa Clara se insiste que dar protección a un mundo tan diverso, requerirá de "un nuevo enfoque" por parte de las compañías informáticas, de las firmas que hacen los dispositivos y de las que ofrecen los servicios a través de la red, como la banca o la televisión online, desde cualquier lugar y en cualquier momento que desee el usuario.

En plena implosión de la era digital, Intel anunció en marzo una alianza con Google y Sony para convertir el televisor en una plataforma para navegar por Internet desde el sofá y acceder a contenidos audiovisuales que ofrecen portales como YouTube o Hulu. Pero mientras lidera el segmento de los ordenadores, no logra penetrar en el de los dispositivos inalámbricos. Ahí es donde está la nueva frontera de negocio del sector tecnológico.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS