Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Europa se aprieta el cinturón

Las potencias de la UE anuncian recortes "dolorosos" tras vivir por encima de sus posibilidades

Merkel adelanta el mayor plan de ajuste de la democracia para ahorrar 80.000 millones hasta 2014.- Reduce en un 2,1% el cuerpo de funcionarios y creará tres nuevas tasas

Por comunidades, por sexos, por administraciones, comparativa con 25 países europeos...
Por comunidades, por sexos, por administraciones, comparativa con 25 países europeos...

Las principales economías de la UE están sacando la tijera y anunciando medidas "dolorosas" para reducir el déficit público tras vivir los últimos años "por encima de las posibilidades", según han coincidido en señalar la canciller alemana, Angela Merkel, y su homólogo al frente del Ejecutivo británico, David Cameron. La dirigente alemana, que se ha erigido en la voz de mando del resto de la eurozona, ha hecho estas declaraciones tras anunciar el mayor programa de ajuste del país desde la época de posguerra. Gracias a este drástico plan, Berlín prevé ahorrar 80.000 millones de euros de aquí a 2014, 11.000 de los cuales ya en 2011. Entre las principales medidas, Merkel ha adelantado que reducirá en 15.000 personas el cuerpo de funcionarios del Estado en cuatro años, lo que equivale a un 2,1% del total de trabajadores públicos de la administración central de Alemania, y estudiará la forma de recortar en 40.000 soldados los efectivos del Ejército.

En nueve meses, Merkel ha pasado de anunciar rebajas de impuestos por valor de 24.000 millones, tal y como hizo tras ganar las elecciones el pasado octubre, a aprobar la creación de nuevas tasas y recortes en el gasto social por culpa del desbordamiento de la crisis de deuda en Grecia y su expansión al resto de la eurozona. "El caso griego y el de otros países del euro nos ha enseñado la importancia de tener unas finanzas sólidas", se ha justificado hoy la canciller al tiempo que defendía que es obligatorio revisar la política de las prestaciones sociales y del Estado de Bienestar para garantizar su viabilidad en el futuro.

Por este motivo, ha anunciado que se reducirán las ayudas por hijo y se endurecerán las condiciones para que los parados de larga duración accedan a las prestaciones. El objetivo de esta medida, ha defendido Merkel, es incentivar el regreso al mercado del trabajo de los desempleados con más de medio año sin empleo. "Estamos en tiempos duros y difíciles. No nos podemos permitir ya todo aquello que deseamos si queremos diseñar el futuro", ha reiterado Merkel.

Aunque finalmente se ha descartado subir el IVA y la mayor parte del ajuste recae sobre el lado de los gastos, el plan también prevé actuaciones en el apartado de los ingresos. Así, ha adelantado la creación de una tasa a los bancos en 2012 si antes no se acuerda en el seno de la UE para recuperar los fondos gastados en el rescate del sector a raíz de la crisis financiera. Según los cálculos del Gobierno, permitirá recaudar unos 1.200 millones de euros al año. Al mismo tiempo, se pondrá en marcha una ecotasa al carburante de los aviones que recaerá sobre los pasajeros que empleen los aeropuertos alemanes y un impuesto para la prolongación de la vida útil de las centrales nucleares.

Tensiones en el seno del Gobierno de coalición

El plan de austeridad ha sido acordado tras una maratoniana reunión de dos días no exenta de tensiones entre el Gabinete de la coalición entre demócratas y liberales que sustenta a Merkel en el poder. El objetivo, ha admitido la canciller, es dar ejemplo a sus socios del euro de la necesidad de reforzar la consolidación fiscal, algo que ya reclamó el secretario del Tesoro de EE UU, Timothy Geithner, durante su visita a Europa la semana pasada. Además, también se ha mostrado confiada en que el ajuste permitirá dar apoyo al euro. "La mejor manera de prevenir la crisis es tener unas finanzas consolidadas", ha insistido Merkel. Alemania cerró 2009 con uno de los déficits más bajos de la UE (3,3%), pero la incorporación de las políticas de estímulo en 2010 llevará esta cifra hasta el 5% a final de año. En 2013 espera volver a cumplir el límite del 3%.

Pese a la defensa que ha hecho la dirigente alemana de que el recorte está diseñado para atajar la persistente caída del euro frente al dólar, la depreciación de la moneda europea ayuda a la economía de Alemania en la medida que abarata sus exportaciones, principal motor del país. Además, son muchos los economistas, liderados por el Nobel Paul Krugman, que advierten por activa y por pasiva de que los diferentes planes de recortes del gasto público aprobados para hacer frente a la presión de los mercados dificultarán la recuperación de la economía europea tras su peor recesión en medio siglo.

Además, en el caso de Alemania, cuya economía tira del resto de la UE especialmente por lo que se refiere a países como España, las medidas de ahorro suponen un duro varapalo para las expectativas de regreso al crecimiento del resto de Europa. Precisamente, esta corriente de opinión defiende que Alemania ha logrado reforzar su superávit comercial y superar la crisis gracias a sus socios del euro, lo que a su vez ha empeorado la crisis de déficit de los llamados Estados periféricos: Grecia, Portugal, España e Italia.

Tras las concreciones que ha hecho hoy Berlín y a la espera de lo que acuerde Francia, que ya ha echado marcha atrás a su proyecto de subir la edad de jubilación por las protestas sociales, Londres cogerá mañana el testigo con la presentación de sus medidas. A modo de aperitivo, el primer ministro David Cameron ha advertido pocas horas antes de la declaración de Merkel de que el déficit público del Reino Unido está en "peor" situación de lo que se estimaba en un principio y que el país ha vivido "por encima de sus posibilidades" bajo el anterior Gobierno. Por este motivo, ha añadido que para recuperar la estabilidad financiera afectará al "modo de vida" de toda la población durante años.