Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las consecuencias de la crisis

El Gobierno no aplazará su propuesta de reforma laboral pese a la petición de los sindicatos

Méndez pide a Zapatero que "no cometa otro error".- Toxo anuncia manifestaciones en todas las capitales contra el retraso de la edad de jubilación

El Gobierno mantiene su intención de presentar mañana su propuesta de reforma laboral, a pesar de que CC OO y UGT le han pedido un nuevo aplazamiento para facilitar el acuerdo de negociación colectiva que actualmente ultiman los sindicatos con la patronal CEOE-CEPYE. Los secretarios generales de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, y de UGT, Cándido Méndez, acudieron a la Moncloa ayer para reclamar más tiempo y hoy han advertido de que, en el caso de que no accediera a su demanda, "mida mucho" lo que va a plantear. El Consejo de Ministros debería haber estudiado la propuesta de la reforma el 22 de enero, pero entonces sindicatos y patronal pidieron que se retrasara porque el diálogo sobre los convenios colectivos estaba ya bastante encarrilado y el Gobierno accedió. La patronal CEOE ha celebrado que el Ejecutivo no ceda. Su secretario general, José María Lacasa, ha sostenido que la negociación bilateral "es compatible con el hecho de que el Gobierno presente mañana su paquete de medidas".

Fernández Toxo, que afirmar que no descarta "otra sorpresa" en el proyecto que el Ministerio de Trabajo pondrá sobre la mesa, ha reclamado al Ejecutivo que vuelva a retrasarlo por los mismos motivos que hace dos semanas: sería lo "más prudente" teniendo en cuenta que patronal y sindicatos se encuentran en plena negociación colectiva. A pesar de los intentos del Gobierno por calmar los ánimos en el asunto de las pensiones, Toxo ha anunciado manifestaciones sindicales a finales de mes en todas las capitales de provincia en contra del retraso de la edad de jubilación desde los 65 a los 67 años propuesta por el Gobierno. Un ejecutivo que, en su opinión, se está comportando como "una pandilla de aficionados" y que, ha criticado, está generando un clima de "incertidumbre y alarma social". No obstante, por el momento, descarta una huelga general.

"Las pensiones en España no están en riesgo"

"Las pensiones en España no están en riesgo y no lo están gracias al esfuerzo que hemos realizado el conjunto de la sociedad", ha argumentado antes de dejar entrever que, con este tipo de anuncios, "tal vez" pretende ocultar "otras cosas". El líder sindical, quien sostiene que UGT está de acuerdo, ha confiado en que la medida de salir a la calle sea "suficiente" para evitar que "lo que ahora son propuestas se conviertan en iniciativas de reforma concreta". Sin embargo, antes de optar por medidas de presión más fuertes como una huelga general, algo que apuntaron ayer desde las filas de su sindicato en Cataluña, ha apostado porque es "mejor" trabajar en un clima de propuestas y alternativas. Por su parte, Cándido Méndez ha pedido al Gobierno que "no pretenda compensar sus errores de los últimos días" con "otro error que genere polémica y discordia" dentro del plan de reforma del mercado laboral.

El portavoz de Trabajo de CiU en el Congreso, Carles Campuzano, ha señalado que "una cosa" es lo que les "gustaría que presentara" y otra, lo que se temen "que hará" porque duda de que el Gobierno tenga la "inteligencia política necesaria" para la reforma. Campuzano no ha descartado que entre las medidas haya "cuestiones razonables", como la revisión de la bonificaciones, la función de las ETT o el absentismo laboral, pero "no en su dimensión correcta" y será "insuficiente", por lo que espera que los agentes sociales "remen en la misma dirección". La portavoz del Grupo Mixto, Uxue Barkos, ha mostrado su "desconfianza" ante la reforma "habida cuenta de la falta de rigor en el planteamiento de las últimas propuestas del Gobierno. Fuentes del PNV en el Congreso han señalado que "no esperan nada", porque, a pesar de la insistencia del diputado Emilio Olabarría, todavía no se ha recibido ninguna información del Gobierno y no se tendrá hasta mañana, después del Consejo de Ministros.

IU ha vuelto a pedir al Gobierno que no penalice a los trabajadores y una política fiscal más progresiva y una lucha eficaz contra el fraude. Desde la patronal CEPYME, su presidente, Jesús Bárcenas, espera una reforma de "calado", aunque después se discuta en el diálogo social en unas negociaciones que espera no vuelvan a romperse como ocurrió en julio. Una de las cuestiones que previsiblemente presentará mañana el Consejo es el impulso de la contratación de los jóvenes, aunque las medidas concretas en este sentido parece que no se expondrán mañana, advirtió ayer el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho. Corbacho señaló que el documento de partida del Gobierno incluye un compromiso de prioridades en empleo que se discutirán posteriormente en el diálogo social.

Además de un impulso al empleo juvenil, entre las propuestas de Trabajo figuran la participación de las empresas de trabajo temporal en la colocación de trabajadores de forma indefinida, acabar con la multiplicidad de bonificaciones actuales para concentrarlas en sectores que requieran especial ayuda o la reforma del sistema de formación profesional. Durante su comparecencia en la Comisión de Trabajo en el Congreso, el pasado 25 de enero, la única medida concreta que adelantó Corbacho fue que el Gobierno dispone de 292 millones de euros para bonificar la contratación de jóvenes, discapacitados y mujeres afectadas por violencia de género.