Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El paro registrado no da tregua en enero y supera los cuatro millones

El aumento del desempleo rebasa ampliamente la media de la última década - La afiliación a la Seguridad Social cae en 257.828 personas

Enero ha acudido fiel a su cita. Ha traído malas noticias para el mercado laboral. El paro registrado subió. Y lo hizo con fuerza: 124.890 parados más que han llevado a la cifra absoluta a la cota más alta de la historia. Ha ido más allá de los cuatro millones (nueve meses después de que lo hiciera la encuesta de población activa). La semana pasada el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, situó en unos 87.000 parados el aumento medio del paro en enero en la última década. A decir del ministro, ése sería el baremo con el que habría que medir el dato. Una vez visto, la conclusión sólo puede ser una: es un mal dato.

Tampoco ha ido mucho mejor el reverso del mercado laboral. Es decir, el empleo. La Seguridad Social perdió 257.828 afiliados, según el Ministerio de Trabajo. En un año, el instituto público ha perdido un 3,5% de cotizantes. Como destacó ayer el secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, éste es un porcentaje menguante desde abril del año pasado. Pero este porcentaje languidece muy lentamente. Y cada nuevo dato cae sobre un mercado laboral que ya acumula más de dos años de desplome.

Granado atribuye al mal tiempo parte de la caída laboral del mes pasado

CC OO critica que el Gobierno presente en solitario una propuesta laboral

"El incremento del paro es un dato muy negativo", admitió ayer la secretaria general de Empleo, Maravillas Rojo. El mismo adjetivo empleó Corbacho, pero también comparó enero de este año con los mismos meses de 2009 y 2008, cuando el aumento del paro fue mayor.

"Ha ido bastante peor de lo que esperábamos", comenta Marta Romero, directora del servicio de estudios de Agett, la patronal de las empresas de trabajo temporal. "El dato de afiliación evidencia que se destruye mucho empleo. Además, la diferencia con el paro deja entrever lo que ya ha demostrado la EPA en la población activa, que la gente se está desanimando".

No obstante, hay cierto consuelo en las cifras desestacionalizadas. La caída de la afiliación descontados los efectos del calendario se reduce hasta 38.742 afiliados menos; y si el foco se fija en el paro registrado, éste incluso baja: 2.675 personas menos.

Tradicionalmente el mes de enero es malo. Hay muchos contratos ligados al año natural que concluyen con él. A esto hay que sumar el final de la campaña navideña. Los números publicados ayer lo corroboran. El paro en los servicios subió en 102.130 personas. Un aumento que explica que el mes pasado el desempleo femenino creciera más que el masculino, pues los servicios son un sector con gran presencia de la mujer.

Al mismo tiempo, hay que sumar que la destrucción de empleo en el ladrillo prosigue. El sector lideró la caída de la afiliación a la Seguridad Social (67.802 trabajadores menos). "La construcción no ha tocado fondo y todavía le queda recorrido a la baja", anticipa Romero.

Para explicar esta caída, el responsable del instituto público recurrió al mal tiempo que hizo en enero: "Hemos tenido que soportar las inclemencias climatológicas, que han retrasado el retorno de la afiliación de muchos trabajadores de la sector de la construcción".

Además del paro registrado, también el número de perceptores de prestaciones y subsidios ha escalado a una altura sin precedentes. En diciembre se superó los tres millones de beneficiarios. Así 2009 se cerró con un gasto en prestaciones que ronda los 31.500 millones de euros, un 50% más que el año anterior. No obstante, todavía hay unos 732.000 parados que no perciben prestación o subsidio del Ministerio de Trabajo.

Conocidos los datos, el portavoz económico del PP, Cristóbal Montoro, afirmó que ayer era un día "francamente preocupante al haberse superado los cuatro millones de parados". "Mientras no se resuelva el problema del paro en España no tiene sentido acometer reformas [en referencia a la propuesta de pensiones]", continuó.

Para el presidente de la patronal CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, los datos demuestran la necesidad de reformar el mercado laboral español. Sobre el acuerdo de convenios que en este momento negocia su organización con los sindicatos, Díaz Ferrán, a la salida de una reunión con Zapatero, confirmó "la mejor disposición para firmar cuanto antes", pero no se arriesgó a poner fechas.

Comisiones Obreras, por su parte, exigió políticas públicas para hacer frente a la situación y una política fiscal contra el fraude para aumentar la recaudación. Además, la organización liderada por Ignacio Fernández Toxo criticó duramente la intención del Gobierno de presentar una propuesta de reformas el próximo viernes. "Lo único que puede suponer es limitar los márgenes de la negociación tripartita y por tanto que los resultados no vayan en la dirección adecuada", afirma el sindicato.

No es la primera vez que CC OO critica estos planes del Gobierno. De hecho, su posición fue decisiva para que el Ejecutivo aceptara demorar la presentación de sus propuestas de reforma laboral. Pero en esta ocasión, el sindicato ha ido más allá al cargar contra la intención misma de presentar un documento que marque líneas de negociación, pese a que Corbacho afirmara ayer que será una propuesta "abierta".

La otra gran organización de trabajadores, UGT reaccionó al dato de paro registrado reclamando concentrar los esfuerzos en el cambio de modelo productivo y la protección a los desempleados, "especialmente la de aquellos de larga duración y la de colectivos con mayores dificultades de inserción y mayor riesgo de exclusión social".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de febrero de 2010