Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE aprueba definitivamente la reforma de la OCM del azúcar

El Consejo de Agricultura de la Unión Europea ha ratificado, con el rechazo de Grecia, Polonia y Letonia, el acuerdo alcanzado el pasado mes de noviembre

Los ministros de Agricultura de la Unión Europea han ratificado hoy, de manera definitiva, la reforma de la Organización Común del Mercado (OCM) del azúcar. A pesar del rechazo de Grecia, Polonia y Letonia, el acuerdo, alcanzado el pasado mes de noviembre, recortará el 36% de los precios del azúcar e incluye medidas para potenciar el abandono de la producción.

El acuerdo alcanzado para el mercado azucarero contempla reducir la producción remolachera en Europea, con un recorte gradual del 36% en el precio del intervención (el que paga la UE por los excedentes) y una compensación del 64,2% de las pérdidas que sufran los agricultores por la reforma, además de indemnizar a las industrias que cierren. La reforma entrará en vigor en julio de 2006 y se aplicará de forma progresiva durante cuatro años.

El recorte de la cotización del azúcar comenzará en 2006-2007 con una reducción del 20%; éste irá aumentando en las siguientes campañas hasta acabar en un 36% en el periodo comprendido entre 2009-2010. Los productores de remolacha andaluces estarán exentos de las rebajas de precios hasta la temporada 2007-2008.

La reforma establece que las ayudas a los agricultores asciendan al 64,2% de la pérdida de ingresos que sufrirán como consecuencia de los cambios en los precios. Las subvenciones a la remolacha serán el llamado "pago único desvinculado de la producción", es decir por explotación o superficie y se concederán con independencia de que el agricultor produzca o no, al igual que ocurre con el aceite de oliva o los cereales.

En los países que se reduzca más del 50% la producción nacional de azúcar, la compensación comunitaria aumentará un 30% más y estará ligada a la obligación de que el agricultor siembre la cosecha. Por otro lado, el Ejecutivo comunitario fija un apoyo adicional para la diversificación, destinado a medidas de desarrollo rural, del que podrán disfrutar las regiones afectadas por la reforma y que parte de los 109,5 euros por tonelada de azúcar que se deje de producir, pero que puede llegar a duplicarse si se suprime totalmente la cuota azucarera.

Los remolacheros que continúen con sus cultivos en España y otros países normalmente deficitarios también recibirán una ayuda que se traduce en 10,7 millones de euros anuales más durante un período transitorio de cuatro años. La nueva OCM, aprobada por los países comunitarios, estará en vigor hasta el año 2014.

Una reforma drástica

La Comisión Europea impulsó esta reforma con el argumento de que tenía que cumplir con los dictámenes de la Organización Mundial del Comercio favorables a Brasil, Australia y Tailandia, en un litigio contra las subvenciones europeas. En España ya se han empezado a notar las consecuencias en el Grupo Ebro Puleva, que anunció que cerrará su factoría en Ciudad Real, por las circunstancias de producción en la zona y por la nueva OCM.

Esta reducción para la próxima campaña afectará a España menos que a grandes productores, como Francia o Alemania. Esto se debe a que la Comisión tendrá en cuenta a los países deficitarios, que consumen más que producen, así como a los Estados Miembros más afectados por la reforma. España entra dentro de estas dos categorías.

Las cooperativas y organizaciones agrarias se han mostrado reticentes al texto desde que se acordó, el pasado noviembre, "por amplio consenso", según la ministra de Agricultura, Elena Espinosa, que participó en las conversaciones. La larga negociación mantenida entre los distintos miembros de la UE hasta lograr este acuerdo el pasado año ha estado salpicada de protestas de los representantes del sector remolachero de los países afectados.

La Confederación Nacional Española de Cultivadores de Remolacha y Caña Azucarera ha hecho pública hoy su decepción tras la ratificación de la reforma definitiva de la OCM del azúcar, ya que según la entidad, la situación ha empeorado y este nuevo marco traerá consecuencias muy negativas para el sector.