Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Yukos amenaza con paralizar sus actividades por el acoso judicial

La petrolera responde así a la 'congelación' de 2.600 millones de dólares de sus cuentas

Yukos, la mayor petrolera privada de Rusia, ha anunciado hoy que puede paralizar sus trabajos debido a la decisión adoptada el miércoles por el Tribunal Basmanni de Moscú de congelar 2.600 millones de dólares de sus cuentas bancarias.

Un comunicado oficial de la compañía ha calificado de "sin precedentes" el dictamen judicial, dictado a demanda de la Fiscalía General que a su vez parte del supuesto que en las cuentas bancarias de Yukos hay dinero de un particular.

Se trata de Irina Gólub, directora general de Yukos-FBC, compañía que presta a la petrolera servicios de contabilidad, a quien la Fiscalía ha acusado de evadir impuestos por un montante de 2.600 millones de dólares.Al mismo tiempo, según Yukos, la Fiscalía considera que Gólub "no sólo evadió impuestos sino que se apropió de los 2.600 millones de dólares".

Yukos ha denunciado que el embargo de sus cuentas "paraliza las actividades de la petrolera", puesto que sus empresas no pueden pagar a suministradores y contratistas ni tampoco salarios. En esta situación la petrolera tampoco podrá pagar impuestos y efectuar otros pagos obligatorios al Estado. Ante esta situación, a Yukos le podría resultar difícil mantener los suministros permanentes de gasolina y otros hidrocarburos a más de 40 de un total de 89 entidades federadas de Rusia.

La petrolera explica en su nota que "es evidente que algunos jueces de la Fiscalía, conscientes de que Yukos hace todo lo posible por pagar cuanto antes toda la suma fijada en el dictamen judicial, como la deuda por un montante de 3.400 millones de dólares en concepto de impuestos presuntamente evadidos en 2000, adoptan pasos para impedirlo".

Empezaron a pagar en julio

Yukos ha afirmado haber pagado en julio pasado 700 millones de dólares, con lo que para el 1 de septiembre la deuda acumulada fue reducida en una suma mayor a los 2.000 millones de dólares. La petrolera tenía previsto para mediados de este mes pagar un total de 2.500 millones de dólares y para fines de septiembre conseguir el cumplimiento pleno de las obligaciones de Yukos ante el fisco, ha señalado el comunicado.

Yukos ha recalcado que está "decidida a hacer todo lo posible para impedir que se produzca la destrucción" de la compañía y para "garantizar que se liquide cuanto antes la deuda con el fisco". "Al mismo tiempo, se adoptarán todas las medidas posibles en los tribunales rusos e internacionales a fin de proteger la compañía y su colectividad laboral de miles de personas de la arbitrariedad de algunos funcionarios", ha añadido la nota oficial de Yukos.